Se narra del Profeta Muhammad (s.a.w.): “Quien quiera tener bienestar en su vida, que recuerde con frecuencia los siguientes “Dikr” (Recuerdos).
1) Decir: بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمنِ الرَّحيمِ “bismil·lâhi-r rahmâni-r rahîm (En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso); al comienzo de cada cosa que haga.
2) Decir: اَلْحَمُدلِلَّهِ رَبِّ الْعالَمينَ al hamdu lil·lâhi rabbi-l ‘âlamîn (La Alabanza sea para Dios, Señor del Universo); cuando recibe una gracia proveniente de un medio lícito.
3) Decir: اَسْتَغْفِرُ اللهَ رَبّي وَ أَتوبُ إِلَيْه astagfirul·lâha rabbî wa atûbu ilaih (pido perdón a Dios y Él me vuelvo arrepentido); cuando incurre en algún error o desliz.
4) Decir: لا حَوْلَ وَ لاقُوَّةَ اِلاّ بِاللَّهِ الْعَلِيِّ الْعَظيمِ lâ haula wa lâ qûuata il·lâ bil·lâhi-l ‘alîi-l ‘adzim (No hay poder ni Fuerza sino en Dios, el Altísimo, el Majestuoso); cuando es azotado por tristeza y dolor...
1. ¡Oh, Dios! Tú nos examinas al pensar mal acerca de nuestro sustento, y en nuestras edades con los deseos prolongados, de tal modo que pidamos Tu sustento de quienes son sustentados, y ambicionamos para nuestros deseos las edades de quienes han vivido mucho.
2. Entonces, bendice a Muhammad y a su familia, y otórganos una certeza absoluta a través de la cual nos abstengamos de la pena de pedir a otros. Arroja en nuestros corazones la perfecta confianza con la cual nos libras de la intensa fatiga de buscar el sustento.
3. Establece la promesa que has declarado en Tu revelación y has jurado después en Tu libro como medio para cortar nuestro es­fuerzo y preocupación por nuestro sustento (sin desear más de lo necesario), el cual Tú mismo has garantizado y Te has com­prometido a brindar...
Señor mío, perdona a los creyentes y a las creyentes, a los musulmanes y a las musulmanas, a los vivos y a los muertos, haz que continúe entre nosotros y ellos el bien, Oh Quien responde a las súplicas, Oh Quien atiende las necesidades...
...Toda Alabanza es para Dios, quien no tiene esposa ni un hijo. El no tiene ningún socio en su reino, nadie que le ayude en contra de ninguna sumisión y alaba Su grandeza o Profeta.
Toda alabanza es para Dios por todos Sus laudables hechos y por todas Sus bondades...
Toda alabanza es para Dios, que no tiene ningún oponente en Su reino, ni en sus asuntos existe ningún desacuerdo...
Señor nuestro, perdóname y perdona a mis padres y a los creyentes el día de la rendición de cuentas.
Señor Mío, perdóname a mí y a mis padres y a la persona que ingrese en mi casa siendo creyente y para los creyentes y las creyentes.
“Dios Mío, ten Misericordia de ellos, tal como (como lo hicieron cuando) me criaron siendo pequeño”
¡Dios mío! ¡Bendice a Muhammad (s.a.w.) y a la descendencia de Muhammad (s.a.w.) y envía la recompensa a la tumba de… (decir el nombre del difunto).
Dios mío, acudí a Tu explanada por mi convicción en tu Unicidad y Eternidad,
y que no hay nadie más que Tú que tenga Poder para satisfacer mi necesidad,
y yo se, ¡oh mi Señor!, que ciertamente que cada vez que se manifiestan Tus Gracias para mi se acrecienta mi necesidad de Ti.
Y ciertamente que me ha surgido la necesidad de… (formular el pedido).
Ciertamente que para resolverlo Tú eres Sabio prescindiendo de haber recibido enseñanza, y de vasto poder sin que nada te apareje dificultad.
Entonces, te pido por Tu Nombre, el cual has depositado sobre las montañas, y se redujeron a polvo y lo has dispuesto en los cielos, entonces se hendieron,...
1. ¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a su familia, y haz que mi fe llegue a ser la más perfecta, haz que mi certeza sea la mejor de las certezas, convierte mi intención en la mejor de las inten­ciones y mis obras en las mejores de las obras.
2. ¡Oh, Dios! Perfecciona mi intención a través de Tu benevolen­cia, rectifica mi certeza a través de lo que está ante Ti, corrige a través de Tu poder lo que ha sido corrompido en mí.
5. ¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a la familia de Muhammad. Otórgame el placer en una buena y justa guía, la cual no reem­place por otra, un camino auténtico del cual no me aparte y una intención de recta conducta en la cual no tenga duda alguna. Permíteme vivir, siempre y cuando esté aplicado a Tu obedien­cia. Pero si mi existencia se transforma en pasto para el demo­nio, entonces elévame hacia Ti, antes que Tu ira me sobrepase o se afirme en mí...
¡Dios mío! Se para tu walî, Al Huyyat Ibn Al-Hasan, que Tus bendiciones con él y sus padres,
en esta hora y en toda hora, Protector, Defensor, Guía, Auxiliador, Orientador, y Guardia,
hasta que le hagas habitar en Tu tierra siendo obedecido y le hagas disfrutar en ella largamente.
¡Allahumma! -¡Oh, Señor mío!-  En verdad Te ruego por Tu esplendor más fastuoso, puesto que todo Tu esplendor así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu Esplendor por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu belleza más primorosa, puesto que toda Tu belleza así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu belleza por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu majestad más espléndida, puesto que toda Tu majestad así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu majestad por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu infinitud más inconmensurable, puesto que toda Tu infinitud así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu infinitud por entero...
La Pazsea sobre ti (Husain), ¡oh Heredero de Adán (a.s.), el selecto de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Noé (a.s.), el Profeta de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Abraham (a.s.), el amigo de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Moisés (a.s.), el apalabrante de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Jesús (a.s.), el espíritu de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Muhammad (s.a.w.), el amado de Dios!...

Pages