Me preparo para cada pedido grande (diciendo) lâ ilâha Il·lal lâ:h (“no hay divinidad mas que Dios”)
y para cada tristeza y angustia (diciendo) lâ haula wa lâ quata il·lâ bil·lâh (“No hay fuerza ni poder, sino en Dios”).
Muhammad (s.a.w.) es la primera luz creada por Allah, Alí la segunda
y los Imames Inmaculados son la provisión en el camino hasta llegar al encuentro con Allah y la protección frente a los enemigos de Allah
Todas las cosas se humillan frente a Su Majestuosidad y Ruego a Dios, Poderosísimo y Grandioso que me otorgue la suficiencia.
Cuando uno se despierta por la noche para realizar la oración preferible de la noche o en el alba para realizar la oración del alba, es preferible prosternarse ante Dios, agradecerle y recitar la siguiente súplica en la prosternación o luego de ella:
اَلْحَمْدُلِلّهِ الَّذى اَحْيانى بَعْدَ ما اَماتَنى وَ اِلَيْهِ النُّشُورُ اَلْحَمْدُ لِلّهِ الَّذى رَدَّ عَلَىَّ رُوحى لاَِحْمَدَهُ وَاَعْبُدَهُ
Alabado sea Dios, Quien me dio la vida luego de haber muerto y hacia Él será el retorno. Alabado sea Dios Quien me devolvió el alma para alabarle y adorarle...
Se narra del Profeta Muhammad (s.a.w.): “Quien quiera tener bienestar en su vida, que recuerde con frecuencia los siguientes “Dikr” (Recuerdos).
1) Decir: بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمنِ الرَّحيمِ “bismil·lâhi-r rahmâni-r rahîm (En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso); al comienzo de cada cosa que haga.
2) Decir: اَلْحَمُدلِلَّهِ رَبِّ الْعالَمينَ al hamdu lil·lâhi rabbi-l ‘âlamîn (La Alabanza sea para Dios, Señor del Universo); cuando recibe una gracia proveniente de un medio lícito.
3) Decir: اَسْتَغْفِرُ اللهَ رَبّي وَ أَتوبُ إِلَيْه astagfirul·lâha rabbî wa atûbu ilaih (pido perdón a Dios y Él me vuelvo arrepentido); cuando incurre en algún error o desliz.
4) Decir: لا حَوْلَ وَ لاقُوَّةَ اِلاّ بِاللَّهِ الْعَلِيِّ الْعَظيمِ lâ haula wa lâ qûuata il·lâ bil·lâhi-l ‘alîi-l ‘adzim (No hay poder ni Fuerza sino en Dios, el Altísimo, el Majestuoso); cuando es azotado por tristeza y dolor...

Pages