¡Allahumma! -¡Oh, Señor mío!-  En verdad Te ruego por Tu esplendor más fastuoso, puesto que todo Tu esplendor así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu Esplendor por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu belleza más primorosa, puesto que toda Tu belleza así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu belleza por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu majestad más espléndida, puesto que toda Tu majestad así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu majestad por entero.
¡Allahumma!. En verdad Te ruego por Tu infinitud más inconmensurable, puesto que toda Tu infinitud así es. ¡Allahumma!, Te ruego por Tu infinitud por entero...
بسم الله دواءٌ
“En el nombre de Allah”, es una medicina
والحمد لله شفاءٌ
“Y alabado sea Allah”, es una cura
ولا إله إلا الله كفاءٌ
Y “No hay Dios sino Dios”, es suficiente
هو الشافي شفاءٌ
“El es Quien da la curación”, es el remedio
هو الكافي كفاءً
“El nos basta”, es suficiente...
¡Dios mío! Se para tu walî, Al Huyyat Ibn Al-Hasan, que Tus bendiciones con él y sus padres,
en esta hora y en toda hora, Protector, Defensor, Guía, Auxiliador, Orientador, y Guardia,
hasta que le hagas habitar en Tu tierra siendo obedecido y le hagas disfrutar en ella largamente.
Dios mío, la aflicción s ha vuelto inmensa, el interior se ha revelado y la esperanza ha sido debilitada. La Tierra se ha estrechado, el cielo ha sido bloqueado, y eres Tú el auxiliador, y es a Ti a quien la gente expresa sus quejas. Así como eres Tú nuestro apoyo en las dificultades y la comodidad.
Dios mío, envía tus salutaciones a Muhammad y a la descendencia de Muhammad, nuestros guías y líderes, a quienes nos ordenaste su obediencia, y nos permitiste conocer su destacada posición mediante esa orden. Es por ello que Te pedimos que -por su derecho y posición- nos alivies de nuestras aflicciones, un alivio pronto, cercano, como el parpadear de un ojo o aún más cercano. ¡Oh, Muhammad! ¡Oh, Ali! ¡Oh, Ali! ¡Oh, Muhammad! Sean suficientes para mí, ya que, ciertamente, ustedes son suficientes y auxílienme, ya que, ciertamente, ustedes son auxiliadores. ¡Oh, mi guía! ¡Oh, dueño de la época! Auxíliame, auxíliame, auxíliame. Encuéntrame, encuéntrame, encuéntrame. En este mismo momento, en este mismo momento, en este mismo momento. De prisa, de prisa, de prisa. ¡Oh quien es el más misericordioso de los misericordiosos!, (te lo pido) por el rango de Muhammad y su descendencia purificada.
Te invoco por Tu nombre, el Oculto, el Velado, el Viviente y el Subsistente
Y Tú eres Dios, no hay Dios excepto Tú, Tú eres Quien Conoce los Secretos y Quien Conoce lo que está escondido
Te invoco por Tu nombre, por el cual respondes a aquellos que Te invocan, por el cual Tú otorgas a aquel que Te pide
Te invoco en el nombre de Muhammad y su familia
En el nombre del deber que Tú has impuesto a ellos
(Te imploro) que envíes bendiciones a Muhammad y a la familia de Muhammad
Y que satisfagas mis necesidades en este preciso momento
¡Oh, el que Escucha las súplicas!...
La Pazsea sobre ti (Husain), ¡oh Heredero de Adán (a.s.), el selecto de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Noé (a.s.), el Profeta de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Abraham (a.s.), el amigo de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Moisés (a.s.), el apalabrante de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Jesús (a.s.), el espíritu de Dios!
La Pazsea sobre ti, ¡oh Heredero de Muhammad (s.a.w.), el amado de Dios!...
¡Señor mío! Si no fuera por lo obligatorio de obedecer Tu orden te consideraría exento de que te alcanzara mi recuerdo (Tú nos has dicho: ¡Recuérdenme, que os recordaré!)
Si bien mi recuerdo de Ti se corresponde con mi rango y no alcanza a Tu Jerarquía; además ¿qué grado puede llegar a alcanzar mi condición para ser dispuesto como sitio de Tu Glorificación­?
Entre las grandes mercedes que nos has brindado, está el hecho de que Tu recuerdo fluya por nuestras lenguas, y Tu anuencia para que pudiéramos suplicarte, glorificarte y alabarte.
1. ¡Oh, Dios! Alabado seas Tú por Tu buena determinación y por lo que alejaste de mí Tus calamidades. No hagas que la salud que hoy me brindas sea lo único que me corresponda en suerte de Tu misericordia, pues tengo miedo de resultar desafortuna­do con esto que amo (la salud en este mundo) y que otro sea feliz (en el otro mundo) con aquello que detesto (la prueba en este mundo, que será causa de felicidad en el otro mundo).

2. Si la salud en la cual transcurren mis días y mis noches resulta ser el prefacio de una desgracia permanente y una condena per­petua. Si es así, entonces, adelanta aquello que has postergado y posterga aquello que has adelantado (es decir, la salud y bo­nanza que ahora gozo sean postergadas para el otro mundo).

3. Pues aquello cuyo final es la extinción no es demasiado y aque­llo cuya consecuencia es eterna no es insignificante. Y bendice a Muhammad y a su familia.
¡Dios nuestro! Te pido el resguardo el día que no beneficien bienes ni prole alguna, salvo a aquél que alcance al Señor con un corazón sano.
Y te pido el resguardo el día que el opresor se muerda las manos,
diciendo: “;Ojalá hubiera adoptado la vía recta junto al Enviado!”
Te pido el resguardo el día que los pecadores sean reconocidos por sus aspectos y sean asidos por los copetes y los pies (para ser arrojados al infierno)...
Dios Nuestro, Oh, Quien alivia las angustias, aleja las penurias,
Quien elimina las tristezas y responde las súplicas de los apremiados
Oh, Graciabilísimo en este mundo y el otro y Misericordioso en ambos
Tú eres mi Misericordioso y Misericordioso de todas las cosas.
Compadécete de mí con una misericordia tal manera que no necesite de la misericordia de nadie fuera de Ti
por medio de la cual saldes mi deuda...

Pages