¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a su familia, y consolida las fronteras de los musulmanes con Tu poder. Apoya a sus guardianes con Tu fuerza y completa su disposición con Tu riqueza y opulencia.
¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a su familia, e incrementa el número de soldados, afila sus armas, preserva sus emplaza­mientos y refuerza los puntos importantes y el corazón de su guarnición. Concílialos a todos ellos entre sí, dispón sus asun­tos preparándolos de la mejor manera y cubre sus necesidades en forma continua, Tú solo soluciona sus problemas, apóyalos con la victoria, auxílialos dándoles la paciencia y enséñales las soluciones precisas.
¡Oh, Dios! Bendice a Muhammad y a su familia, y hazles cono­cer las enseñanzas exactas de lo que ignoran sobre la guerra, instruyéndolos sobre lo que no saben y dándoles visión sobre aquello que no ven...
¡Oh, el Mejor de los que Observan!
¡Oh, el Mejor de los que Oyen!
Y ¡Oh, el más rápido en realizar el cómputo!
Y ¡Oh, el más Misericordioso de los Misericordiosos!
“Oh, Señor mío!, dilátame el pecho,
“Facilítame la tarea,
“Y desata el nudo de mi lengua,
“Para que comprenda mi decir...
5. ¡Oh, Dios! Si volvieras de mí Tu cara generosa, o me negaras Tu inmenso favor, o me retiraras Tu sustento, o cortaras el lazo de Tu misericordia, no encontraría los medios para mi esperan­za, excepto en Ti, ni podría obtener lo que está ante Ti con ayuda de otro que no fueras Tú. Pues yo soy Tu siervo y estoy bajo Tu control. Estoy bajo Tu poder.
6. No existe otra orden para mí más que la Tuya. Tu sentencia sobre mí es efectiva y Tu determinación sobre mí es justa. No hay fuerza que me permita salir de Tu dominio, ni puedo sobre­pasar Tu poder. No estoy capacitado para atraer Tu amor, ni puedo llegar a Tu complacencia, ni puedo alcanzar lo que posees, excepto a través de mi obediencia a Ti y de Tu inmensa compensación...
...‘¡Dios mío! esta es la gente de mi casa (ahlu-l bait), mis (más) íntimos y (más) allegados, su carne es mi carne y su sangre es mi sangre. Me aqueja lo que les aqueja y me entristece lo que les entristece, estoy en guerra contra quien les combate,
estoy en paz con aquel que esté en paz con ellos; soy enemigo de sus enemigos y amo a quien les ama. Ciertamente que ellos son de mí y yo de ellos. Por ello, dispón Tus bendiciones, Tus mercedes, Tu misericordia, Tu indulgencia y Tu satisfacción sobre mi y sobre ellos, y aleja de ellos la impureza y purifícales sobremanera.’
Entonces Dios Glorioso y Majestuoso dijo “¡Oh, ángeles! y ¡oh habitantes de mis cielos! Ciertamente que no creé el inmenso cielo ni la extendida tierra, ni la luminosa la luna, ni el refulgente sol, ni astro que orbita, ni mar que fluye, ni barco navega, sino únicamente por el amor a estos cinco que se encuentran bajo el manto.”...
La Paz sea contigo, ¡oh Aba Abdul·lah! y sobre las almas que se han situado en tu explanada. De mi parte, que contigo sea la Paz de Dios eternamente, en tanto yo permanezca y permanezcan la noche y el día. Que Dios  no disponga que ésta sea la última vez que proceda a visitarte.
La Pazsea sobre Husain, sobre ‘Ali hijo de Husain, sobre los hijos de Husain, y sobre los compañeros de Husain…
¡Dios mío! ¡Agráciame con la intercesión de Husain en el Día del ingreso (al gran campo del día de la Resurrección)! Y afianza para mí rectos pasos junto ante Ti junto a Husain y los compañeros de Husain, quienes han sacrificado su última gota de sangre por Husain, sobre él sea la Paz.
وَقُلِ الْحَمْدُ لِلَّهِ الَّذِي لَمْ يَتَّخِذْ وَلَداً وَلَمْ يَكُن لَّهُ شَرِيكٌ فِي الْمُلْكِ وَلَمْ يَكُن لَهُ وَلِيٌّ مِّنَ الذُّلِّ وَكَبِّرْهُ تَكْبِيرَاً
Y di: ¡Alabado sea Dios, que jamás tuvo hijo alguno, tampoco tuvo ningún copartícipe en el Poder, ni protector por incapacidad! ¡Magnifícale fervorosamente!...
Me preparo para cada pedido grande (diciendo) lâ ilâha Il·lal lâ:h (“no hay divinidad mas que Dios”)
y para cada tristeza y angustia (diciendo) lâ haula wa lâ quata il·lâ bil·lâh (“No hay fuerza ni poder, sino en Dios”).
Muhammad (s.a.w.) es la primera luz creada por Allah, Alí la segunda
y los Imames Inmaculados son la provisión en el camino hasta llegar al encuentro con Allah y la protección frente a los enemigos de Allah
Todas las cosas se humillan frente a Su Majestuosidad y Ruego a Dios, Poderosísimo y Grandioso que me otorgue la suficiencia.
Cuando uno se despierta por la noche para realizar la oración preferible de la noche o en el alba para realizar la oración del alba, es preferible prosternarse ante Dios, agradecerle y recitar la siguiente súplica en la prosternación o luego de ella:
اَلْحَمْدُلِلّهِ الَّذى اَحْيانى بَعْدَ ما اَماتَنى وَ اِلَيْهِ النُّشُورُ اَلْحَمْدُ لِلّهِ الَّذى رَدَّ عَلَىَّ رُوحى لاَِحْمَدَهُ وَاَعْبُدَهُ
Alabado sea Dios, Quien me dio la vida luego de haber muerto y hacia Él será el retorno. Alabado sea Dios Quien me devolvió el alma para alabarle y adorarle...
Se narra del Profeta Muhammad (s.a.w.): “Quien quiera tener bienestar en su vida, que recuerde con frecuencia los siguientes “Dikr” (Recuerdos).
1) Decir: بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمنِ الرَّحيمِ “bismil·lâhi-r rahmâni-r rahîm (En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso); al comienzo de cada cosa que haga.
2) Decir: اَلْحَمُدلِلَّهِ رَبِّ الْعالَمينَ al hamdu lil·lâhi rabbi-l ‘âlamîn (La Alabanza sea para Dios, Señor del Universo); cuando recibe una gracia proveniente de un medio lícito.
3) Decir: اَسْتَغْفِرُ اللهَ رَبّي وَ أَتوبُ إِلَيْه astagfirul·lâha rabbî wa atûbu ilaih (pido perdón a Dios y Él me vuelvo arrepentido); cuando incurre en algún error o desliz.
4) Decir: لا حَوْلَ وَ لاقُوَّةَ اِلاّ بِاللَّهِ الْعَلِيِّ الْعَظيمِ lâ haula wa lâ qûuata il·lâ bil·lâhi-l ‘alîi-l ‘adzim (No hay poder ni Fuerza sino en Dios, el Altísimo, el Majestuoso); cuando es azotado por tristeza y dolor...

Pages