El método para la solución de los asuntos fundamentales de la cosmovisión

Enseñanza de la Doctrina Islámica
El método para la solución de los asuntos fundamentales de la cosmovisión
Por Aiatollah M. T. Misbah
 
Contenido:
-Introducción
-Formas de conocimiento
-Formas de cosmovisión
-Crítica y examen
-Conclusión
 
Introducción
Cuando el hombre procura resolver los asuntos fundamentales que concier­nen a la cosmovisión y conocer las bases de la verdadera religión, se encuentra, al inicio de su búsqueda, con esta pregunta: ¿Qué método o vía elegir para resolver estos asuntos?, y: ¿Cómo obtener los conocimientos fundamentales de un modo concreto, sin error? Es decir: ¿Cuáles son los diferentes métodos de conocimiento y cuál de ellos elegir?
El análisis técnico y detallado de estos asuntos corresponde a la rama de la filosofía que estudia el conocimiento y que se denomina epistemología. Esta ciencia estudia los diversos tipos de conocimiento humano y su valor.
El estudio de estos temas nos apartaría de nuestro objetivo en este libro, por eso mencionaremos aquí sólo algunas cuestiones necesarias y remitirnos, para una mayor profundización de estos asuntos a otras obras[1].
Formas de conocimiento
Podemos, desde cierto punto de vista, dividir en cuatro las diversas formas de conocimiento:
1- El conocimiento empírico o científico en un sentido específico. Este conocimiento se logra con la ayuda de los órganos sensibles, aunque la razón también desempeña un rol en la abstracción y generalización de las percepcio­nes sensoriales. Los conocimientos empíricos se utilizan en las ciencias experi­mentales como por ejemplo la física, química, biología, etc.
2- El segundo tipo de conocimiento es el conocimiento racional. Este se obtiene por medio de conceptos abstractos (conceptos y categorías secundarias), y la razón desempeña un rol fundamental en su conformación, aunque es posible también hacer uso de elementos sensibles y experimentales como origen de la abstracción de los conceptos o varias de las premisas del silogismo o razonamiento. El área de esta forma de conocimiento abarca la lógica, las ciencias filosóficas y las matemáticas.
3- El conocimiento devocional. Este conocimiento tiene un rol secundario y se produce sobre la base del tipo anterior (fuentes dignas de crédito, de autoridad), y mediante la vía de la información (información veraz). Los asuntos que los seguidores de las religiones aceptan sobre la base de los dichos de sus líderes religiosos forman parte de este tipo de conocimiento, y ello a veces les otorga una convicción más fuerte que la que proviene de los conoci­mientos sensible y experimental.
4- El conocimiento intuitivo. Este conocimiento, al contrario de los anterio­res, se produce sin intermediación de la imagen concepto mental, lográndose captar la esencia misma del objeto, sin dar lugar a ningún tipo de error o equivocación. Pero, como ya se ha explicado, generalmente lo que se denomina conocimiento intuitivo o gnóstico es, en realidad, una interpretación mental de lo intuido, que sí está sujeta a error.
Formas de cosmovisión.
Sobre la base de la división del conocimiento que acabamos de explicar, podemos hacer una clasificación de las cosmovisiones del siguiente modo:
1- La visión científica del mundo, o cosmovisión científica. Significa que el hombre, sobre la base de los logros de las ciencias experimentales, obtiene una visión global de la existencia.
2- La visión filosófica del mundo o cosmovisión filosófica. Se obtiene por la vía de argumentos y esfuerzos de la lógica.
3- La visión religiosa del mundo. Se obtiene por la vía de la fe en los líderes de las religiones y la aceptación de sus enseñanzas.
4- La visión mística o gnóstica del mundo. Se obtiene por la vía del "desvelamiento", intuición, testimonio o iluminación.
Ahora debe analizarse si podemos resolver los aspectos fundamentales de la visión del mundo o cosmovisión por medio de estas vías, para luego preguntarnos cuál de ellas es la mejor y preferible.
Crítica y examen.
Considerando el alcance que tiene el conocimiento sensible y experimental y su limitación al ámbito de los fenómenos materiales y naturales, queda claro que no se puede, solamente sobre la base de los logros de la ciencia experimen­tal, conocer las bases de la cosmovisión verdadera y resolver los asuntos que le competen, puesto que estos asuntos caen fuera del área de las ciencias experimentales.
Ninguna de estas ciencias, por lo tanto, puede afirmar o negar esos asuntos. Por ejemplo, no puede afirmar o negar la existencia de Dios por medio de investigaciones de laboratorio, porque la experiencia sensible es incapaz de conocer lo metafísico y de afirmar o negar algo que está más allá de los fenómenos materiales. Por lo tanto, la visión científica y experimental del mundo (en el sentido específico de una cosmovisión), no es más que un espejismo y no se puede, en rigor, hablar de "cosmovisión científica", o "visión científica del mundo". A lo sumo, podrá hablarse de un conocimiento del mundo material, y este conocimiento no puede dar respuesta a los asuntos fundamentales de la cosmovisión.
El conocimiento que se obtiene por la vía devocional, como hemos señalado, tiene un carácter secundario y dependerá de que anteriormente se haya confir­mado la veracidad de su fuente. Significa que primero debe demostrarse la función profética de alguien para poder reconocer a sus enseñanzas como revelación y para que obtengan el crédito correspondiente. Previo a ello deberá demostrarse también la existencia de Aquél que envía el mensaje, es decir Dios Altísimo, y es obvio que no se puede demostrar la existencia de quien envía el mensaje como tampoco la profecía de su portador por medio del mismo mensaje. Por ejemplo, no puede decirse, que dado que el Corán afirma que Dios existe, se concluye que efectivamente existe. Sí es correcto que una vez demostrada la existencia de Dios, y una vez que se conozca, por ejemplo, al Profeta del Islam y demostrada la veracidad del Sagrado Corán, se acepten otras creencias secundarias sobre la base de la documentación en la veracidad del informante (el Profeta) y la validez de la fuente (el Corán). Pero los asuntos básicos deben resolverse antes por otra vía. Por lo tanto, el conocimiento devocional tampoco es útil para resolver los asuntos básicos de la cosmovisión.
Con respecto a la vía mística y gnóstica hay mucho que decir. En primer lugar, la cosmovisión es un conocimiento que está constituido por conceptos mentales, pero en la intuición no hay lugar para los conceptos mentales. Sustentar entonces estos conceptos en la intuición implicaría un error. En segundo lugar, para volcar los contenidos de las intuiciones en el molde de las palabras y los conceptos se requiere una preparación mental especial, que no es posible excepto con largos estudios previos, esfuerzo intelectual y análisis filosóficos. Las personas que no tienen esta preparación utilizan palabras y conceptos homólogos que son una gran fuente de desvío y perdición.
En tercer lugar, en muchos casos, aquello que constituye el objeto de la intuición se confunde con reflexiones imaginarias y la explicación que brinda la mente para ello confunde al mismo que intuye.
En cuarto lugar, encontrar las verdades que una vez volcadas a conceptos mentales adopten la forma de una cosmovisión se logra sólo tras muchos años de recorrer una vía mística o gnóstica (en árabe: seir ua suluk). Y aceptar este camino místico, lo cual constituye una parte de los conocimientos prácticos, requiere previamente de fundamentos teóricos y conocimientos sobre asuntos básicos de la cosmovisión. Es decir, antes de comenzar esa vía gnóstica deben resolverse aquellos asuntos y recién al final del recorrido se logrará el conoci­miento intuitivo.
Básicamente, la verdadera gnosis está reservada para quien se esfuerza sinceramente en el camino de la servidumbre a Dios, Exaltado sea, y este esfuerzo dependerá del conocimiento previo de Dios Altísimo y el "camino" de la servidumbre.
Conclusión
El resultado que se obtiene de este análisis es que el único camino abierto ante cualquier buscador para resolver las cuestiones básicas de la cosmovisión es el de la razón y el método de la reflexión racional. Por eso debe saberse que la verdadera cosmovisión es la cosmovisión filosófica.
Por supuesto que debe tenerse en cuenta de que limitar el camino de la solución de los asuntos mencionados a la visión filosófica, no implica que para obtener una correcta cosmovisión deban resolverse todas las cuestiones filosó­ficas, sino que con resolver algunas de las cuestiones filosóficas simples y más cercanas a la evidencia es suficiente para demostrar la existencia de Dios, que es una de las cuestiones más fundamentales de la cosmovisión. Aunque desde luego, la especialización en estos asuntos y el poder responder a cualquier dificultad o duda, requerirá de mayores análisis y formación filosófica.
El circunscribir al conocimiento racional los conocimientos útiles para resolver los asuntos básicos no significa no poder hacer uso de otros saberes para resolver estas cuestiones. En muchas premisas de argumentos racionales pueden emplearse conocimientos adquiridos por vía sensible o experimental, o incluso por vía intuitiva. Del mismo modo, para resolver asuntos y creencias secundarias pueden aprovecharse los conocimientos de tipo devocional y confirmarlos sobre la base del Libro (revelado: el Corán) y la Tradición (los hadices; ambas fuentes confiables de la religión).              
Finalmente, luego de alcanzar el conocimiento acerca de una cosmovisión e ideología correctos podrán atravesarse los diversos grados de la vía mística o gnóstica y alcanzar las "intuiciones" y "descubrimientos", y podrá entonces "testimoniarse" sin la intermediación de conceptos mentales, mucho de lo confirmado por medio de la razón.
Preguntas:
  1. Explique las distintas formas del conocimiento humano y el área de cada una de ellas.
  2. ¿Cuántas formas de cosmovisión pueden concebirse?
  3. ¿Cuál es la vía por medio de la cual pueden probarse los asuntos básicos de la cosmovisión?
  4. Explique y critique la cosmovisión científica del mundo.
  5. ¿Cómo pueden emplearse los conocimientos experimentales para explicar las bases de la cosmovisión?
  6. En el camino de la demostración de las bases de la creencia, ¿de qué modo y en dónde pueden emplearse los conocimientos de tipo devocional?
¿Cuál es la cosmovisión gnóstica? ¿Acaso pueden los principios fundamentales de la cosmovisión, resolverse sobre la base de la intuición mística o gnóstica? ¿Por qué?
 
Fuente: Enseñanza de La Doctrina Islámica
Editorial Elhame Shargh
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1] El autor menciona aquí a sus libros en idioma persa aún no traducidos: Amuzesche falsafé (Enseñanza de la filosofía), Pasdarí az sangarhai e ideologi (Guardianes de las trincheras ideológicas), e Ideologi e tatbiqi (Ideología comparada), editados por Sazman e Tabligat e Islami (Organización para la Difusión Islámica, Qom, República Islámica del Irán).
El método para la solución de los asuntos fundamentales de la cosmovisión- Enseñanza de la Doctrina Islámica.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: