Ramadán la primavera de los pobres

Ramadán la primavera de los pobres
Sdenka Saavedra Alfaro[1]
 
Nos encontramos en Ramadán, noveno mes del calendario lunar[2], el cual es celebrado por más de mil 700 millones de personas que profesan el Islam en el mundo y suponen un 22 por ciento de la población global[3]. El cual recobra en importancia puesto que en éste no sólo fue revelado el Sagrado Corán; sino que también es obligatorio el ayuno, como un pilar de fe del islam.
Pero si bien ayunar durante este mes es una de las principales enseñanzas del islam, también esta tradición del ayuno no es única del islam; pues también los católicos y los judíos se encuentra familiarizados con esta actividad, por ejemplo, para los católicos la práctica del ayuno y la abstinencia en la Cuaresma[4]es tan antigua como la propia Iglesia; el catolicismo distingue entre "ayuno" (Que involucra una comida de tamaño normal, lo cual se puede suplementar si es necesario con dos pequeñas comidas[colaciones], las cuales, juntas, no pueden sumar el tamaño de una comida normal) y "abstinencia" (ninguna carne roja), en la actualidad, la Iglesia católica prescribe cómo días de ayuno obligatorio el miércoles de ceniza y el viernes santo, recomendando el ayuno personal[5].
Para los judíos después de la destrucción del Templo y del exilio en Babilonia se instituyeron al menos cuatro días de ayuno: el ayuno en el cuarto mes (el día noveno de Tammuz, cuando las murallas de Jerusalén fueron tomadas por los babilonios); el ayuno del quinto mes (cuando el Templo fue incendiado del séptimo al décimo día del mes); el ayuno del séptimo mes (en memoria del asesinato de Guedalías en el año nuevo) Jeremías 41, 1-2; y el ayuno del décimo mes (el noveno día cuando Jerusalén fue sitiado por los Babilonios (Zac 8,19), también el Yom Kippur es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación; la comida, la bebida, el baño, y las relaciones conyugales están prohibidas[6].
Estamos comprobando con ello que el ayuno musulmán del mes de Ramadán es una continuación de la larga historia del ayuno en las religiones Abrahámicas[7]; y observamos también que en estos momentos que atraviesa el mundo puede ser de mucha ayuda volcarnos a una unión entre las demás; puesto que Dios prescribió el ayuno a los que os precedieron, Dios dice en el Santo Corán:
“¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron; ¡Ojalá tengan temor de Allah!” (Surat al Baqarah, 183).
En ese sentido también afirmar que este mes de Ramadán es sagrado, porque Dios lo ordenó para la revelación de los libros divinos, al respecto el Imam Sadiq (P) dijo:
"La Torá fue revelada en el sexto día el mes de Ramadán, la Biblia, en la duodécima noche del mes, los Salmos en la decimoctava noche del mes y el Corán en la noche Al Qadr” (Al-Kafi; vol. 4, pg.157).
Por otro lado, debemos destacar también los múltiples beneficios que posee esta práctica de ayunar en el islam, durante este mes de Ramadán, el cual consiste en la abstención rigurosa de comida, bebida y otras satisfacciones sexuales durante las horas de luz diurna; así como también tiene enormes provechos para el alma, de ahí que es muy importante destacar su dimensión espiritual y social de este mes sagrado.
Porque este acto voluntario de resistir las pasiones, el hambre y la sed; así como el deseo sexual, despierta y hace surgir en nosotros la fuerza interior dormida y no manifestada; a la vez que también es un ejercicio de autocontrol que capacita al hombre para resistir y no sucumbir fácilmente a las pasiones más bajas como la codicia, el egoísmo y la cólera tal como lo señalan Beheshti y Bahonar:
“Hay muchos deseos, pasiones y tentaciones que a menudo encolerizan y golpean la dignidad y posición del ser humano. Sin embargo, es posible que pueda aumentar su fuerza de resistencia y autocontrol, mostrase perseverante contra todo mal sin sucumbir a ninguna tentación y no respondiendo a todos los llamados de los deseos”.
De ahí que Ramadán es el mes donde uno debe ser empático con los que tienen hambre; es decir de los más oprimidos, de los más necesitados, en este periodo se debe acrecentar la comprensión hacia ellos, por eso el Profeta señaló en este mes:
“Recordad, por medio de vuestra hambre y sed en este Mes, la sed y hambre del Día de la Resurrección. Dad limosna a vuestros pobres e indigentes; respetad a vuestros mayores y tened misericordia de vuestros niños; fortaleced los lazos con vuestros parientes; retened vuestras lenguas (de aquello que no se debe decir), cerrad los ojos ante aquello que no es lícito para vosotros mirar y alejad vuestros oídos de aquello que no es lícito para vosotros escuchar; y sed benevolentes con los huérfanos de la gente para que sean benevolentes con vuestros huérfanos (una vez que hayáis partido)”[8]
En ese sentido debemos reflexionar al respecto y darnos cuenta de quién está gobernando el mundo en la actualidad, como lo señalamos anteriormente y debido a su importancia lo volvemos a señalar; pues el capitalismo y su fase superior el imperialismo que junto al sionismo y sus aliados son los únicos responsables de llevar a la mayor crisis humanitaria que en estos momentos se está atravesando desde la segunda guerra mundial[9].
Porque más de 20 millones de personas se enfrentan en estos momentos a la inanición y al hambre en 4 países africanos: Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia, que, de acuerdo a la Organización de Naciones Unidas, es la mayor recesión humanitaria desde la creación de esta entidad en 1945[10].
“Estamos en un momento crítico de la historia. Ya a principios del año nos estamos enfrentando a la mayor crisis humanitaria desde la creación de Naciones Unidas. Ahora, más de 20 millones de personas en cuatro países se enfrentan a la hambruna. Sin un esfuerzo global colectivo y coordinado, esas personas morirán de hambre”[11].
Y al respecto, tampoco debemos olvidar que existen 80 millones más que tienen hambre, padecen enfermedades y que están muriendo todos los días, porque Naciones Unidas tampoco hizo nada para detener la invasión y la agresión del imperialismo y sus aliados como Arabia Saudita a Siria, Libia, Irak, Afganistán o como sucede en estos momentos en Yemen; es decir personas que también fueron desplazadas por el mundo y se encuentran pidiendo asilo. Nos estamos refiriendo a los Refugiados.
“Según cifras de ACNUR se calculan más de 51,2 millones de refugiados y desplazados en el mundo por conflictos, superando por primera vez las cifras de la II Guerra Mundial”.[12]
En otras palabras, estamos hablando de unos 100 millones de personas que se encuentran en riesgo de hambruna, enfermedades y muertes, absolutamente evitables en la mayor crisis humanitaria desde 1945, en muchas partes donde el capitalismo y su fase superior el imperialismo y sus aliados eligieron meter sus garras[13].
Con todo este panorama descrito que se vive en la actualidad, debemos también señalar que son en estos países donde se celebra este mes de Ramadán, los cuales están siendo atacados por el imperialismo, Arabia Saudita y sus aliados, como es el caso de Yemen[14], Siria, Palestina, Irak, Afganistán, obviamente sin olvidarnos de los otros dos países africanos que señalamos, donde también existen musulmanes; pensemos y reflexionemos al respecto; pues su ayuno para ellos se hizo eterno. Y Por qué no señalar también al otro lado del mundo donde también se celebra Ramadán y que en la actualidad se encuentran en pobreza o están siendo atacados de algún modo por el Imperialismo Sionista, como es el caso de Latinoamérica por no decir Abya Yala[15], donde también existe presencia musulmana.
Se hace necesario que este mes de Ramadán 2017, sea un mes de súplicas y de mucha reflexión, así también de cambio y crecimiento espiritual por el bien personal, pero en estos momentos por el bien de los otros; que verdaderamente sea por sobre todas las cosas la primavera de los pobres; pues al respecto el Profeta (BPD) dijo:
“Shabaan es mi mes y el mes de Ramadán es el mes de Allah, el Exaltado, y es la primavera de los pobres” (Bihar Al-Anwar, vol. 97, pg. 68).[16]
 
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.
[2] El calendario musulmán o islámico (en árabe: التقويم الهجري‎‎ [at-taqwīm al-hijrī]) es un calendario lunar. Comienza en el año 622 de la era cristiana, año en que Muhammad, Profeta del Islam, tuvo que huir de la ciudad de La Meca hacia Medina (Hégira), por la persecución de sus adversarios.
Se basa en ciclos lunares de 30 años (360 lunaciones, de tradición sumeria). Los 30 años del ciclo se dividen en 19 años de 354 días y 11 años de 355 días. Los años de 354 días se llaman años simples y se dividen en seis meses de 30 días y otros seis meses de 29 días. Los años de 355 días se llaman intercalares y se dividen en siete meses de 30 días y otros cinco de 29 días. Años y meses van alternándose. Es decir, cada 33 años musulmanes equivalen a 32 años gregorianos. Las intercalaciones se hacen añadiendo un día al final del mes de du l-hiyya en los años 2.º, 5.º, 7.º, 10.º, 13.º, 16.º, 18.º, 21.º, 24.º, 26.º y 29.º de cada ciclo de 30 años.
[3] http://parstoday.com/es/news/spain-i35726 m%C3%A1s_de_1_8_millones_de_musulmanes_espa%C3%B1oles_celebran_ramad%C3%A1n
[4] La Cuaresma (en latín: cuadragésima, ¿‘cuadragésimo día (antes de la Pascua)’) es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua. Se trata de un tiempo de purificación e iluminación, celebrado en la Iglesia católica, copta, ortodoxa, anglicana, y buena parte de las Iglesias protestantes (incluyendo algunas evangélicas), aunque con inicios y duraciones distintas. La duración de cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza la prueba de Jesús al permanecer durante 40 días en el desierto, previos a su misión pública.
[5]Explicamos qué es lo que dice el código de derecho canónico al respecto. Canon 1251: Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Canon 1252: La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia, ver más en: http://www.vatican.va/archive/ESL0020/_INDEX.HTM
[7] Las religiones Abrahámicas son las fes monoteístas que reconocen una tradición espiritual identificada con Abraham. El término es usado principalmente para referirse colectivamente al judaísmo, cristianismo e islam.
[8] www.islamoriente.com “El sermón del Profeta sobre el mes del ayuno, Ramadán: ¡Oh, gente!, por cierto, que he venido hacia vosotros el mes de Dios con bendiciones, misericordia y perdón”; (16/6/2015).
[9] www.bbc.com “Por qué la ONU asegura que el mundo está atravesando “la mayor crisis humanitaria” desde la segunda guerra mundial”; (11 de marzo de 2017).
[10] www.telesurtv.net “Cruz Roja: se agota el tiempo para salvar del hambre a millones de personas”; (22 de marzo de 2017).
[11] Ídem.
[12] www.telesur.net “En claves: el costo delas guerras promovidas por Occidente”; (27 de junio de 2016).
[15] Abya Yala que significa “Tierra en plena madurez”, la elección de este nombre fue sugerida por el líder aimara Takir Mamani, quien propone que todos los indígenas hombres y mujeres lo utilicen en sus documentos y declaraciones orales, porque desde la conquista, el término “indio/a” se usa indistintamente para todos y todas los nativos/as del continente, desde Alaska hasta la Tierra del Fuego y surge el problema de cómo distinguir las y los “indios/as” de Abya Yala de las y los habitantes de la India (¿”indios”, “hindúes”, “índicos”?). Y, por otro lado, la expresión “indio de la puna” por ejemplo, es un insulto para una persona sucia, no civilizada y bruta, sin que realmente sea runa/jaqi o campesino andino.
Ramadán la primavera de los pobres.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: