Fátima Az-Zahra y los derechos de la mujer musulmana

Fátima Az-Zahra y los derechos de la mujer musulmana
Sdenka Saavedra Alfaro[1]
 
Hablar del conocimiento, la sabiduría y de los derechos que la mujer musulmana posee, borrando por completo los estereotipos que en la actualidad se tiene al respecto sobre ella, es remontarnos a 14 siglos antes de que, tras muchas luchas y batallas en países Occidentales se comenzaran a establecer derechos para la mujer; no obstante, de ello el islam ya había otorgado los suyos a la mujer musulmana.
Al existir un total desconocimiento sobre la mujer musulmana en la mayoría de los países en Occidente; muchas informaciones tergiversadas así lo manifiestan, entre ellas está la opresión a la que está sujeta cuando las ven con la vestimenta islámica por ejemplo, o cuando dicen que son golpeadas, maltratadas, pisoteadas por su conyugue al que le deben su total respeto, gratitud, o simplemente se escuchan los rumores de que nunca la mujer musulmana debe salir fuera de su casa y que debe aguantar que su esposo conviva con otras mujeres, o simplemente que no estudian; hacen dudar el verdadero rol que desempeña la mujer en el islam, pues son falsos testimonios que lo único que hacen es mostrar y dar a conocer una falacia sobre lo que representa la Mujer en el Islam, acrecentando más la ignorancia sobre la manipulación entorno a ella.
Desde el punto de vista del islam, básicamente “Ser mujer” es un tipo de valor y en la sabia creación de Dios, tanto las mujeres como los hombres poseen un lugar, una naturaleza y un rol particular. Y no existe otro ser en el mundo más privilegiado y con mucho valor, por sus derechos que tiene, por el hecho de ser madre, esposa, profesional, hija; etc.… que ha sido creado por Dios.
Como lo señalábamos catorce siglos atrás cuando las mujeres no eran consideradas seres humanos y las niñas bebés eran consideradas una desgracia, hasta incluso las enterraban vivas[2], el islam declaró la independencia y la responsabilidad política de la mujer. Ella pudo acceder a transitar su propio sendero y determinar su propio destino. Se le permitió jurar lealtad al Profeta (B.P), para determinar el liderazgo en el país y en la sociedad política.
La mujer tiene el derecho a tomar parte, de asistir a reuniones políticas y religiosas, al igual que sociales; aquí vemos otra evidencia de la independencia política de la mujer.
Posee derechos sociales, derechos jurídicos, derechos a la educación, derechos económicos como la total manutención del marido en el matrimonio, aunque ella perciba dinero; pues una de las leyes indiscutibles en el islam es que el hombre no tiene derecho sobre la propiedad o trabajo de la mujer; nunca le puede ordenar que haga un trabajo ni tomar sin su permiso el dinero que ella pudo haber ganado en algún trabajo, al respecto, el hombre y la mujer tienen igual estatus en contraste con la práctica usual en la Europa cristiana hasta comienzos del siglo XX[3]; es así que el islam ha demostrado no sólo que la mujer tiene sus propios derechos, y que el hombre debe respetar la equidad y la justicia en su caso, sino que la mujer es también la señora y la favorita de la casa y el hombre debe servirla, es decir posee demasiados derechos que el mundo de Occidente desconoce.
Y en especial referirnos a la Mujer en el islam es mencionar a una en especial, a Fátima Az-Zahra (P), la hija del Profeta (B.P), que en su biografía se señala que “Es quien con su firmeza afirmó el valor de la mujer”, “La señora de las mujeres del universo”[4], por ser un testimonio de pureza, representatividad del ideal de la mujer, su gran importancia radica en ser la transmisora de la sucesión de la familia del Profeta (B.P), fue la madre del Imam Hasan (P) y del Imam Husein (P), y esposa del primer Imam Shiia, Alí Ibn Abi Talib (P).
Pues su vida de esta gran señora, confirma que el islam no priva a la mujer de adquirir conocimiento científico, cultural, literario, lo que garantiza que ellas se salvaguarden a sí mismas de ser exhibidas como un objeto, de la dejadez moral, de los excesos y otros actos que en la actualidad también ha proliferado en el aumento de estadísticas de violencia hacia ellas; pues hasta que no cambie su manera machista de ver la vida, de competir con el hombre, y no verlo como igual, y hasta que no cambie de actitud y de comportarse, estas cifras en vez de disminuirlas aumentarán, y precisamente ahí está el islam y el ejemplo perfecto de la vida de esta gran dama para mostramos en realidad qué papel debe desempeñar la mujer en la actualidad, qué rol cumple como líder formadora y educadora del hogar, al transmitirles valores totalmente perfectos hacia los hijos. Y en palabras del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el Ayatolá Seyed Ali Jamenei[5].
«La excelsa jerarquía de la Ilustrísima Fátima Az-Zahra, señala la cosmovisión del Islam respecto a la mujer».[6]
La actuación del ser humano influye mucho en obtener ventajas y valores superiores, de hecho la ciencia elevada, el conocimiento y la sabiduría única de Fátima, durante su juventud dependía mucho de los esfuerzos de ella; pues convertirse en el modelo ejemplar de vida requiere de mucha disciplina, la sagrada hija del Profeta del Islam, era una simpatizante amable con el padre, una esposa sacrificadora para su marido y una destacada educadora para sus hijos, como lo dijimos, fue la madre de personalidades como el Imam Hasan, el Imam Husein y la Hazrat Zeinab, ella adorando a Dios fortalecía su fe y consiguió el conocimiento y la luz divina, y por esta razón se distanció de la vida lujosa y de los adornos mundanos, sin lugar a dudas era una verdadera luchadora en defensa del islam.
Es por esta razón que el día de su nacimiento que fue en el año 607 en la Meca, (20 de Yamadi ol sani, en el quinto año de la designación)[7], también para el mundo islámico se festeja el día de la mujer musulmana, como por ejemplo en Irán.
Definitivamente, Fátima Az-Zahra es fuente de inspiración, para toda mujer musulmana y también para aquella que quiere adquirir sabiduría; pues ella es el símbolo supremo de las virtudes femeninas y ejemplo perfecto para todas las hijas, esposas y madres que luchan por la construcción de sociedades sólidas y sanas. Y al respecto dijo el Profeta del Islam: 
“Si la bondad se manifestara como persona, esa persona definitivamente sería Fátima (P)”[8].
Por otro lado, si analizamos un poco la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual es punto culminante de los esfuerzos realizados por pensadores y políticos de Occidente, sólo ha apoyado a la mujer durante el embarazo y en el periodo de maternidad (art. 25 párrafo 2). A lo largo de toda la declaración universal y en el anexo de los derechos civiles y políticos, no menciona a la mujer como a una criatura digna de apoyo.
Esta declaración, ha intentado dejar a la mujer alcanzar sus derechos humanos a través de una igualdad ciega que opresivamente ha pasado por alto y violado sus derechos especiales y políticos; como lo señala  Jamenei[9]. Todo lo contrario, a la constitución islámica, donde la mujer es una criatura con un espíritu suave y delicado y el hombre está obligado a reconocerla y a comportarse con ella como tal, debe comprenderla y nunca demandarla.
Vemos así que en su artículo sexto de la declaración de los derechos humanos en el islam con respecto a la mujer señala que: “a) La mujer es igual al hombre en dignidad humana, y tiene tantos derechos como obligaciones; goza de personalidad civil, así como de ulteriores garantías patrimoniales, y tiene el derecho de mantener su nombre y apellidos.  b) Sobre el varón recaerá el gasto familiar, así como la responsabilidad de la tutela de la familia”[10].
Sería bueno que en lugar de dar tanta información errónea y falsa de la posición que ocupa la mujer musulmana con sus derechos, se pueda también realizar más investigaciones sobre su lugar en la constitución islámica, en la sociedad, en la política, en la ciencia, en el arte; pues amerita y se hace necesario un repensar en el cambio de actitud en torno a la mujer occidental.
Pues quienes en el mundo Occidental se autodefinen defensores de los derechos humanos y de la mujer, en realidad la oprimen, porque bajo el pretexto de la libertad han convertido a ellas en un instrumento que responde sólo a instintos sexuales, porque desde la educación en el hogar se han impuesto paradigmas e ideologías erradas sobre cómo se tiene que vestir, comportar, y actuar, olvidando por completo la actitud correcta del comportamiento digno a través de los valores morales, haciéndose presas de los antivalores, la corrupción, y las peores bajezas, porque en la actualidad para la mayoría de la mujeres de occidente, el tener cara bonita, el llevar un cuerpo esbelto; es decir concebir sólo la parte externa del organismo humano, es lo que cuenta, ahora la parte más importante que es el crecimiento espiritual a través de la fe se ha olvidado.
Y en palabras del Ayatolá Jamenei:
“Los occidentales han oprimido a las mujeres no solo en el escenario de trabajo y actividades industriales, sino también en el terreno de la literatura y el arte. La visión que el Occidente presta a la mujer en sus novelas, películas, pinturas y otras obras artísticas ponen de relieve esta realidad. La opresión generalizada contra la mujer deriva de la cultura occidental. El Occidente habla de la libertad de la mujer mientras que ésta no es la libertad verdadera, sino es la libertad para los hombres corruptos para abusar sexualmente a la mujer”[11].
Y ver al modelo de mujer que fue Fátima es también posesionar otra cosmovisión, otro sistema de vida, otra forma de vida, que destaca a la mujer en todas las dimensiones de la vida, y esta es muy necesaria en Occidente; ya que la hija del Profeta fue nacida para ser líder de todas las mujeres del mundo y su generación, para levantar pioneros verdaderos y para proteger el monoteísmo y las fronteras de moralidad y humanidad, pensar de otra manera es continuar con la decadencia de la mujer en occidente.
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.
[2] umma.org
[3] Saavedra Alfaro Sdenka, “Mujer Iraní, ¿Revolución o Involución?, las vivencias de una boliviana en Irán”; Aciabol, La Paz-Bolivia, julio 2012.
[4] “Biografía de Fátima Az-Zahra”. Mezquita At-Tauhid. Buenos Aires-Argentina.
[5] Alí Hoseiní Jamenei, nacido el 17 de julio de 1939 en la ciudad de Mashhad, es actualmente líder supremo de Irán, máximo dirigente de la clase dirigente clerical conservadora islámica de su país y «fuente de emulación» (marŷaʿ) del chiismo duodecimano.
[6] Fátima Az-Zahra (P); el ideal perfecto para la mujer, leer más en: http://islamoriente.com/content/article/fatima-az-zahra-p-el-ideal-perfe...
[8] Diálogo abierto: “Fátima Az Zahra modelo de mujer”: https://www.youtube.com/watch?v=wtY3ZKHn6D4
[9] Professor S.M. KHAMENEI. “Woman´s Human Rig His Book”. “Los Derechos de la Mujer en el islam”. 2004
[10] La 19ª Conferencia Islámica de Ministros de Asuntos Exteriores (sesión de Paz, Desarrollo y Solidaridad) celebrada en el Cairo, República Árabe de Egipto, del 9 al 14 de muharram de 1411 (31 de julio - 5 agosto 1990), consciente de la dignidad del ser humano en el islam, en tanto que representante de Allah en la tierra; reconociendo la importancia de promulgar un documento sobre Derechos Humanos en el Islam, que sirva de guía a los Estados miembros en los diferentes aspectos de la vida; tras haber examinado las diferentes etapas del proyecto de dicho documento, así como el informe de la Secretaría General al respecto; y tras estudiar el informe de la Comisión de expertos legales celebrada en Teherán del 26 al 28 de diciembre de 1989, acuerda promulgar la Declaración de El Cairo de los Derechos Humanos en el Islam, la cual proveerá las pertinentes orientaciones generales para los Estados miembros en el ámbito de los derechos humanos. Leer más: http://amnistiacatalunya.org/edu/docs/e-mes-islam-1990.html
[11] “Parte de las declaraciones del líder supremo con motivo del aniversario de nacimiento de Fátima y el Día de la Mujer” 15/12/1992: Fuente:  http://www.leader.ir
Fátima Az-Zahra y los derechos de la mujer musulmana.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: