EE.UU. cómplice de los crímenes de guerra saudíes y la destrucción del patrimonio Islámico y cultural de la humanidad en Yemen, Siria e Irak

EE.UU. cómplice de los crímenes de guerra saudíes y la destrucción del patrimonio Islámico y cultural de la humanidad en Yemen, Siria e Irak
Sdenka Saavedra Alfaro[1]
 
Pese a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad en peligro, por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en junio de 2015, las dos poblaciones de Yemen, la Vieja Ciudad de Saná y la Vieja Ciudad Amurallada de Shibam[2] y pese a que la ONU decretó emergencia humanitaria en esta República[3]en julio del mismo año debido a que el 80% de su población necesitaba asistencia y porque 13 millones de Yemeníes sufrían de escasez alimentaria y limitado acceso al agua, Arabia Saudita y sus aliados continúan bombardeando Yemen en estos momentos, destruyendo toda su riqueza cultural y patrimonial; así como asesinando gente inocente como son los niños.
Con un patrimonio cultural que se remonta hasta el siglo VI antes de Cristo, los yemeníes temen que su país quedará culturalmente en quiebra por la invasión saudita en curso, toda la belleza cultural y patrimonial se está quedando en polvo, y es más ya desde el 2007 en adelante el turismo de este país ha desaparecido casi por completo; así lo confirma Anna Paolini, representante de la UNESCO en los Estados Árabes del Golfo y Yemen, al señalar que la situación del patrimonio yemení es similar y peor a la de Irak y Siria.
“En Yemen, muchos sitios arqueológicos se encuentran en medio de la nada. Cuando se habla de la arqueología, se habla de Balqis (cree que ha sido el hogar de la legendaria reina de Saba) o Marib (la capital una vez de Sabean). La Gran Presa de Marib, que data del siglo VIII, es otra de las víctimas de los ataques en Yemen. También los bombardeos contra la represa tuvieron lugar una semana después de que el Museo Nacional de Dhamar, con más de 12.500 reliquias del patrimonio yemení, se borraron a principios de este mes”[4].
Al mismo tiempo, Hisham Al-Omeisy, analista político con sede en Saná, señaló que la coalición liderada por Arabia Saudí es el único responsable de la destrucción patrimonial en este país
"No utilizas furiosamente un martillo para matar una mosca merodeando una pintura de Van Gogh. La destrucción de un edificio de 3.000 años de edad, para matar a tres o incluso 300 hutíes ha enfurecido a los 30 millones de yemeníes, que han perdido una parte insustituible e inestimable de su patrimonio"[5]
Otros dos sitios que han sido objetivo de agresiones son la mezquita del siglo XIV Aidroos y la fortaleza de Sirah, que data del siglo X, con vistas al Océano Índico. En el siglo XVI, el bastión resistió los ataques de los portugueses y jugó un papel vital en la defensa contra el ejército turco. Los británicos más tarde modificaron el diseño original y la arquitectura de la fortaleza, como se afirma en un informe del capitán Foster, de marzo de 1839[6].
La UNESCO confirmó que en Yemen la mayoría de las coloridas y decoradas puertas y hojas de vidrio de las ventanas, características de la arquitectura de la ciudad, han sido destrozadas o dañadas; es por esta razón que declaró tanto a la ciudad de Sana y a la ciudad de Shiban como Patrimonios de la Humanidad en peligro debido a los constantes ataques, bombardeos y arremetidas que ha emprendido Arabia Saudita con el apoyo de países de Occidente contra esta República.
“La arremetida en Yemen, liderada por Arabia Saudita está secundada por los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Catar, Bahrein, Egipto, Jordania, Sudán, Paquistán y Marruecos; cuenta con el apoyo político, militar y financiero de Estados Unidos (EE.UU) bajo el argumento de defender al expresidente Mansour Hadi y combatir posiciones del grupo chíi de los hutíes y de la Guardia Republicana”[7].
No debemos olvidar que hace dos años, específicamente el 21 de abril de 2015, la ofensiva árabe liderada por Arabia Saudita anunció que la operación "Tormenta decisiva" en Yemen terminó y que una nueva fase de la campaña militar está en marcha, llamada "Restauración de la Esperanza"[8]que se enfocaría en el diálogo político; pero pese al supuesto fin de las operaciones militares, la coalición árabe continúa bombardeando, asesinando gente inocente; así como destruyendo el patrimonio mundial de la humanidad.
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recientemente, el 12 de enero de 2017, señaló que, desde el inicio de la invasión de Arabia Saudí contra Yemen, alrededor de 1400 niños han perdido la vida, y al mismo tiempo advirtió que un niño muere cada 10 minutos por la mala situación humanitaria que vive el país árabe, teniendo en cuenta los informes, conforme a los cuales, 1,3 millones de niños menores de cinco años corren el riesgo de malnutrición e infecciones respiratorias agudas[9].
“Las Naciones Unidas han registrado la muerte de casi 1400 niños. Más de 2140 resultaron heridos, y es probable que las cifras reales sean mucho más altas. (Además), alrededor de 2000 escuelas han quedado inutilizadas”.[10]
Al mismo tiempo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también ya informó de las difíciles condiciones de vida que atraviesan los cerca de 3 millones de personas que residen en las zonas fuertemente afectadas por la invasión que está propinando Arabia Saudita y sus aliados a la República de Yemen, donde también han dejado más de 32.000 víctimas, entre muertos y heridos, en su mayoría civiles.
“La ONU ha advertido que la crisis humanitaria sigue siendo muy grave en Yemen, país que vive bajo la ofensiva saudí”[11].
Por otro lado, toda esa riqueza patrimonial humanitaria que está destruyendo la coalición saudí se está quedando en polvo, debemos recordar que la Ciudad Vieja de Saná que se encuentra en Yemen fue inscrita como patrimonio de la humanidad en el año de 1986 y declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en peligro el 2015, esta ciudad fue construida en un valle situado a 2.200 metros de altura sobre el nivel del mar, la Ciudad de Saná tienen más de 2.500 años, fue un importante centro de propagación de la religión Islámica durante los siglos VII y VIII; su legado político y religioso, se ve a través de sus 103 mezquitas, 14 baños públicos y 6.000 viviendas construidas antes del siglo XI, sus casas en forma de torres edificadas con tierra apisonada realzan su peculiar belleza[12].
La Ciudad Vieja Amurallada de Shiban en Yemen, la que fue declarada patrimonio de la humanidad en 1982, y desde el 2015 la UNESCO, la incluye en su lista de Patrimonio Mundial en peligro debido a la invasión saudita, fue construida en el siglo XVI y constituye uno de los más antiguos y mejores ejemplos de planificación urbanística basada en la construcción vertical, esto le ha valido el sobrenombre de “Manhattan del desierto”. Los edificios más altos llegan a los 40 metros y tienen 16 plantas, siendo así la ciudad con rascacielos más antigua del mundo[13].
Pero tampoco no deja de preocupar otra ciudad que se encuentra en la lista de patrimonio de la humanidad en peligro, que es la Ciudad Histórica de Zabid en el propio Yemen que está al borde de la destrucción, cabe recordar que Zabid fue la capital del Yemen entre los siglos XIII y XV; pero además tuvo una gran importancia en el mundo árabe y musulmán debido a su reputada universidad islámica, además de ser una importante vía para el comercio entre África Oriental y Asia, toda esa arquitectura militar y doméstica de esta ciudad, así como su trazado, que le dieron un valor excepcional en el plano arqueológico e histórico, está quedando en ruinas gracias a los ataques de la coalición saudita. 
Al mismo tiempo también señalar que en Irak Hatra, Ninawa, ciudad que fue inscrita como Patrimonio de la Humanidad en 1985, hoy la UNESCO, la declaró como patrimonio de la humanidad en peligro desde 2015, debido a los ataques recibidos por el grupo terrorista Daesh que destruyeron por completo esta urbe[14], cabe recordar que Hatra fue fortificada con influencia del Imperio Parto y capital del primer reino árabe. Sus vestigios, sobre todo sus templos con arquitectura grecorromana y ornamentación oriental, testimonian la grandeza de la civilización que la construyó.
Otra de las ciudades que la misma organización declaró como patrimonio de la humanidad en peligro fue la ciudad Arqueológica de Samarra[15] en Irak, por los ataques de este grupo terrorista, el que fue y está siendo financiado por el imperialismo y sus aliados entre ellos Arabia Saudita e Israel, hay que recordar también que esta ciudad fue la capital de las provincias del Imperio Abasida, que dominó más de un siglo en el gran territorio comprendido entre los confines de Túnez y el Asia Central. Posee vestigios que atestiguan las importantes innovaciones arquitectónicas y artísticas realizadas en ella, que luego se extenderían por otras regiones del mundo islámico y más allá, el monumento más destacado es la Gran Mezquita del siglo IX, pero aún queda por excavar el 80% del lugar.
No podemos tampoco dejar de mencionar que la guerra impuesta por el imperialismo y sus aliados en Siria, que de esto ya van 6 años, los constantes ataques también destruyeron gran parte del patrimonio de la humanidad, recientemente este grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe), ha destruido la fachada del antiguo teatro romano en la ciudad monumental de Palmira, en el centro de Siria.
“Palmira, uno de los seis lugares de Siria declarados Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), cayó en mayo de 2015 en manos de los terroristas; pero a finales de marzo de 2016 las tropas sirias recuperaron el control de la ciudad; sin embargo, este 20 de enero de 2017, los terroristas han destrozado también uno de los monumentos más famosos de la antigua urbe, el Tetrápilo, y la fachada del teatro romano”[16].
Otro de los lugares que, en Siria la UNESCO, declaró como patrimonio de la humanidad en peligro son la Ciudad vieja de Alepo[17]desde el 2013, donde numerosos lugares han sido reducidos a escombros o destruidos, devastando esta urbe, también las Zonas del Zoco Al-Medina y otros edificios medievales fueron destruidos o quemados por un incendio en septiembre de 2012 como resultado de la batalla de Alepo, la Gran Mezquita sufrió bombardeos que derrumbaron su minarete y la dejaron gravemente dañada; pero así fue liberada y ahora está en manos del gobierno sirio.
Al mismo tiempo otras urbes declaradas como patrimonios mundiales en peligro en Siria son la Ciudad Vieja de Bosra desde 2013, la Ciudad Vieja de Damasco, Aldeas Antiguas del norte, Crac de los Caballeros y Qal’at Salah El-Din, no debemos olvidar que estas últimas son dos fortalezas que son claros ejemplos del intercambio de influencias culturales y de la evolución arquitectónica militar en el cercano oriente en tiempos de las Cruzadas. El Crac de los Caballeros fue construido por la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén entre 1142 y 1271, y es uno de los mejores conservados de su época, hasta que saltó la Guerra Civil. El Castillo de Saladino, Qal’at Salah Al Din, muestra los elementos bizantinos primigenios del siglo X, actualmente está parcialmente en ruinas.
Podemos continuar la lista de los patrimonios de la humanidad en peligro, que estas invasiones están llevando a cabo contra países que como Yemen está quedando en polvo; pero nuestro objetivo es humanizar al público lector y de alguna manera sensibilizarlo, puesto que esta República no sólo está quedando en escombros y ruinas; sino también está quedando sin población, convirtiéndose en un genocidio religioso y cultural, tal como lo señaló la directora de programas del Instituto Shafaqna de Estudios de Oriente Medio, Catherine Shakdam[18].
“El objetivo de esta guerra para Riad es destruir a un enemigo potencial en la región. Temen que su vecino pueda convertirse en un rival a nivel político, militar y económico. A pesar de ser muy pobre, Yemen es un país con grandes posibilidades y eso algo que temen los sauditas, que tratan de impedir que Yemen desarrolle todo su potencial. Es por eso que Riad tiene tantas ganas de destruir Yemen, como ha expresado su embajador. Lo que está ocurriendo ahora en Yemen es un genocidio religioso y cultural”.
¿Hasta dónde puede llegar los intereses capitalistas del hombre por llegar al poder, hasta dónde puede llegar esas ansias de riqueza?; pero si como lo estamos comprobando lo están destruyendo todo como son los patrimonios mundiales, toda esa riqueza cultural histórica está quedando en nada, pero lo que es peor aún están asesinando, masacrando gente inocente, que no tiene absolutamente nada que ver con este egoísmo del propio hombre, y por lo visto esto continuará ya lo declaró el embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, el príncipe Abdullah Al-Saud, que los ataques a Yemen continuarán "pase lo que pase"[19]; esta carnicería, este genocidio se está llevando a cabo en estos momentos de festejo de la investidura del nuevo Presidente de los EE.UU, Donald Trump y si él renueva el apoyo total a los bombardeos saudíes, como lo hizo la anterior administración, se ganará un lugar en el lodazal de Yemen.
Debemos recordar a ese respecto queThe Washington Post se refirió a un informe del Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) en el que señala a EE.UU. como “cómplice de los crímenes de guerra saudíes”[20]
Y además después de todo este tiempo de invasión saudí contra Yemen, la cifra de civiles muertos que ha dejado superan los 10 mil 562, de los que unos 6414 corresponden a hombres, 1751 mujeres y 2397 niños. Asimismo, la invasión ha generado unos 18508 heridos y otros 3 millones de desplazados[21].
Estamos viendo y comprobando que el odio del propio hombre, por sus ambiciones e intereses mundanos está llevando a cabo este genocidio contra la República de Yemen, estos hombres que ni siquiera podemos llamarlos seres vivos, entonces ¿Qué adjetivos utilizar contra toda una potencia mundial e imperialista con sus aliados que masacra a toda la población y la quiera borrar del mapa, como lo está haciendo Arabia Saudita y sus aliados contra Yemen?
“Homo homini lupus”, ‘el hombre es el lobo del hombre’ o ‘el hombre es un lobo para el hombre’[22]; pues el estado natural del hombre es la lucha continúa contra su prójimo, como lo señaló ya en el siglo XVIII Thomas Hobbes. Que Dios apresure la llegada del Imam Mahdi.
 
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1]Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.
[2] es.unesco.org “48 Patrimonios de la Humanidad en peligro”; (28 de Marzo de 2016).
[3] www.telesurtv.net “ONU decreta emergencia humanitaria en Yemen”; (1 de Julio de 2015).
[4] arabia.watch “UNESCO: La violencia en Yemen pone en peligro el patrimonio de la humanidad”; (10 de Junio de 2015).
[6] Ídem.
[8] www.hispantv.com “Arabia Saudí anuncia fin de “Tormenta Decisiva” en Yemen”; (21 de Abril de 2015).
[10] Ídem.
[11] www.hispantv.com “Invasión a Yemen, una guerra Saudí imposible de ganar”; (16 de Enero de 2017).
[13] Ídem.
[16] www.hispantv.com “Daesh destruye parte del teatro romano en Palmira”; (20 de Enero de 2017).
[18] www.rt.com “Arabia Saudita busca eliminar a Yemen como una entidad política”; (3 de Noviembre de 2017).
[19] Ídem.
[22] “El hombre es un lobo para el hombre” (en latín homo homini lupus) es una frase célebre extraída de la obra dramática Asinaria, obra del comediógrafo latino Plauto (250-184 a. de C.). Sin embargo, fue popularizada por el filósofo del siglo XVIII Thomas Hobbes en su obra El Leviatán (1651), ára referirse a que el estado natural del hombre es la lucha continúa contra su prójimo.
EE.UU. cómplice de crímenes de guerra saudíes y la destrucción del patrimonio Islámico y cultural de humanidad en Siria...jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: