El Paraíso y el Infierno desde punto de vista del Islam

Fe y Razón; Preguntas de Teología Islámica
El Paraíso Y El Infierno
Por: Ayatolá Mahdi Hadavi Tehrani
Traducción: AbdulKarim Orobio
 
Pregunta: ¿Existen el Paraíso y el Infierno en este momento o serán creados posteriormente?
Respuesta Concisa
Según el Corán y los hadices, el paraíso y el infierno ya existen en este momento. Sin embargo, se harán evidentes completamente en la Otra Vida, momento en el cual cada persona, según sus obras, creencias y comportamiento ético, será guiada hacia su morada eterna (ya sea paraíso o infierno).
Sin embargo, antes de La Otra Vida, tanto el paraíso como el infierno pueden revelarse ya sea como visiones en este mundo temporal o como manifestaciones en el Barzakh (Purgatorio), sirviendo en ambas circunstancias como premio o castigo para aquel que los ve. Existe poca diferencia de opinión entre los eruditos en este punto. Pero, existen otros aspectos del paraíso y el infierno que necesitan de más explicación. En particular:
  1. ¿Cuál es la relación entre las creencias de una persona, sus acciones y pensamientos con el estado que tendrá en la Otra Vida?
  2. ¿Qué justificación hay para que exista el paraíso y el infierno?
  3. ¿Hay diferentes tipos de paraíso e infierno?
Entre tanto, el paraíso en el cual residieron Adán y Eva (a.s.) y de donde fueron expulsados hacia la tierra; el paraíso o infierno de nuestras propias acciones, el cual acompaña a una persona; y el paraíso e infierno o purgatorio son simplemente manifestaciones del paraíso e infierno Final y Eterno.
Además, si la morada eterna de una persona es el paraíso o el infierno, depende de lo que haya escogido hacer en este mundo.
Respuesta Detallada
La creencia en el paraíso y el infierno como morada eterna en la cual permanecerá cada persona después del Día del Juicio y la creencia en las particularidades de cómo se crean ambos y son perfeccionados, son parte de algo que se conoce como “creencia en lo oculto” (al-imân bil-ghayb). Como tal, los únicos medios para alcanzar el conocimiento de estos detalles es la revelación.
Al mismo tiempo, hasta que el paraíso y el infierno sean presenciados de primera mano en la Otra Vida, no dejan de ser parte del mundo de lo oculto. Por lo tanto, todas las dudas e inquietudes asociadas a lo oculto se relacionan con los detalles del paraíso y el infierno como tal. Sin embargo, estas dudas e inquietudes no son de tal forma que nos eviten alcanzar la seguridad de la existencia básica de estos.
Entre estas inquietudes está la pregunta más usual de si existen o no el paraíso y el infierno. Si es así, ¿dónde se encuentran ubicados? ¿En qué forma se encuentran? ¿Es el paraíso una tierra labrantía la cual el ser humano debe cultivar? ¿No se ha terminado de construir, esperando que el hombre la culmine? ¿Está finalizada, y el hombre simplemente ingresará en uno de estos en la Otra Vida? ¿Acaso el Paraíso y el Infierno serán creados en la Otra Vida?
Para responder a estas preguntas, primero debemos abordar dos temas esenciales:
  1. ¿Qué relación existe entre las acciones del hombre en este mundo temporal con su situación en La Otra Vida?
  2. ¿Qué tipo de paraíso e infierno existen?
Se han hecho algunos análisis racionales para explicar la relación entre las acciones de una persona en este mundo y su castigo o recompensa en la Otra Vida:
  1. Los castigos y recompensas son repartidos arbitrariamente en La Otra Vida según las acciones, intenciones y pensamientos particulares, así como se asignan algunas formas de castigos capitales o penalidades monetarias como retribución en este mundo. Basados en esta explicación, la relación entre las acciones y la recompensa es arbitraria, no intrínseca.
  2. La retribución en el próximo mundo sigue la famosa teoría de la relatividad. En particular, la energía que una persona emite en este mundo por cada acción se transforma en materia en la Otra Vida, y esto le ocasiona allá placer o dolor.
  3. Las acciones humanas poseen un aspecto exotérico y otro esotérico. La mayoría de las personas en este mundo pueden ver solamente el aspecto exotérico. Sin embargo, en el barzakh (purgatorio) hasta cierto punto, y en la Otra Vida, totalmente, se manifestará para cada persona el aspecto esotérico de estas acciones. Es la manifestación de este aspecto esotérico de las acciones que realizamos lo que nos causa dolor o sufrimiento en La Otra Vida.
  4. Las acciones y pensamientos de una persona surgen de las facultades exotéricas de su mente y miembros corporales. Además, estas acciones afectan su aspecto esotérico, sin ni siquiera ser consciente de dicho efecto. En este mundo, la mayoría de las personas perciben los aspectos exotéricos en ellos mismos y en los demás. De igual manera, en la otra vida, los aspectos esotéricos se harán aparentes para que todos los veamos. Una persona aparecerá en la forma que el mismo optó por tener en este mundo, representada por las cosas que hizo, malas o buenas. Esta forma será causa de su dolor o alegría.
Las dos primeras opiniones no son congruentes con las aleyas y los hadices con respecto a este tema. Las otras dos explicaciones si armonizan estas dos fuentes, pero no pueden explicar todos los aspectos del barzakh y de la otra vida.
Con respecto a la segunda pregunta acerca de las diferentes clases de paraíso e infierno, se han presentado las siguientes opiniones:
1. La amenaza que hace Al-lah (S.W.T), Sus advertencias, promesas y buenas nuevas acerca del paraíso y el infierno son simplemente medios para mantener a los seres humanos atentos. No es necesario que ya existan el paraíso y el infierno. El simple hecho que la gente haga el bien por voluntad propia para alcanzar el paraíso y se abstenga de hacer el mal por temor al infierno, es en sí un paraíso virtual.
2. El paraíso es otro mundo para una Sociedad Islámica Utópica sin clases. El infierno es por otra parte la sociedad capitalista. Entonces, aquellos que buscan el paraíso deben esforzarse por establecer el estado proletario ideal, para que así puedan evitar el infierno del capitalismo
3. El Paraíso es en realidad un planeta dentro de nuestro universo, el cual será descubierto cuando la tecnología espacial aérea avance lo suficiente. Entonces seremos capaces de colonizar “el paraíso” y escapar del “infierno” de la tierra.
4. El paraíso equivale al logro de los atributos positivos y el infierno al logro de los atributos malévolos.
Estas cuatro explicaciones son en su naturaleza materialistas y están en desacuerdo con el Corán y los hadices, contradicen también la filosofía y la lógica del envío de los profetas y la revelación de los libros sagrados. El Paraíso y el Infierno descritos en el Corán aparecerán únicamente después de la muerte en el Día del Juicio y son moradas eternas, no desaparecerán ni se desvanecerán.
1. El paraíso en el cual residieron Adán y Eva (a.s.) después de haber sido creados y de donde descendieron a la tierra, era en realidad una parte de este mundo material temporal. Si este no fuese el caso, entonces ellos no habrían sido expulsados de él y su forma habría sido determinada por sus acciones previas.
Las manifestaciones de la realidad esotérica de las acciones humanas son algunas veces presenciadas por los ‘Urafa (místicos) inclusive antes de la muerte y por los creyentes sinceros y puros y también por los incrédulos y malhechores persistentes después de la muerte en sus tumbas. Dichas manifestaciones serán una fuente de placer o dolor para las personas antes del Día del Juicio. Debido a que estas manifestaciones del paraíso y el infierno son presenciadas antes del Día del Juicio hacen en realidad parte del mundo temporal. Abarcan a cada persona y son percibidas por los santos o en la dimensión de los sueños. Esta opinión acerca del paraíso y el infierno armoniza con la tercera y cuarta forma mencionadas anteriormente con respecto a la interacción entre las acciones y la retribución.
2. El Corán y el hadiz indican que el paraíso y el infierno de la Otra Vida existen en este momento. Algunas partes de estas dos realidades le fueron mostradas al Profeta (P) durante el Mi’rāy (Ascensión)
Cada persona tiene dos lugares reservados para él: Uno en el paraíso y otro en el infierno. Si abandona este mundo con fe en las buenas acciones, ocupará su lugar en el paraíso. Si no, por el contrario morará en el infierno. Los detalles de su recompensa o castigo son determinados por sus acciones en este mundo.
En una narración fidedigna del Imam Ya’far bin Muhammad as-Sādiq (a.s.) se dice:
“No ha creado Dios algo sin que para él haya sido creado un lugar en el paraíso y el infierno. Cuando la gente del paraíso se establece en él y la gente del infierno en éste, una voz le ordenará a la gente del paraíso que miren hacia el infierno. Ellos mirarán hacia allá y les serán elevados hacia ellos sus lugares en el infierno. Luego les será dicho: ‘Estos son los lugares en donde estarían si hubiesen pecado en contra de vuestro Señor’. Se exaltarán tanto al presenciar esto que si fuese posible morirán en el paraíso, de felicidad por haberse librado de ese castigo. Luego una voz le ordenará a la gente del infierno que miren hacia el paraíso y que observen sus lugares allí. Les será dicho: ‘Si ustedes hubiesen obedecido a Vuestro Señor disfrutarían de esos placeres’. Se aturdirán tanto que si fuese posible morir en el infierno, morirían de tristeza. Luego los lugares en el paraíso que habían sido reservados para la gente que están en el infierno les serán otorgados a los habitantes del paraíso y los lugares en el infierno que habían sido reservados para la gente del paraíso les serán dados a los habitantes del infierno. Es el significado de la aleya en la que Al-lah dice a la gente del paraíso”:
“Esos serán los herederos. Ellos heredarán el Paraíso en el que estarán eternamente”.[1]
En conclusión, el paraíso y el infierno particular en donde morará el ser humano eternamente existen en este momento y se concreta por nuestros pensamientos, creencias y acciones. Sin embargo, nadie más que el Profeta (P) ha visto estas moradas eternas. Ese paraíso en el cual vivieron Adán y Eva (a.s.), aquel infierno y paraíso que pueden verse en los sueños y visiones antes de morir, durante la muerte y después de ella en la tumba son simplemente manifestaciones de aquellas moradas eternas.
 
Fuente: Fe y Razón; Preguntas de Teología Islámica
Editorial Elhame Shargh
Derechos reservados
Se permite copiar citando la fuente
Fundación Cultural Oriente

[1] (23: 10- 11)
أُوْلَئِكَ هُمُ الْوَارِثُونَ، الَّذِينَ يَرِثُونَ الْفِرْدَوْسَ هُمْ فِيهَا خَالِدُونَ
EL PARAISO Y EL INFIERNO- Fe y Razón, Preguntas de Teología Islámica.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: