Sura Nº 90; al-Balad (La Ciudad)- La Interpretación Ejemplar del Sagrado Corán

La Interpretación Ejemplar del Sagrado Corán
Sura Nº 90;al-Balad (La Ciudad)
La sura fue revelada en La Meca; consta de veinte aleyas.
 
Contenido y mérito de su lectura
A pesar de su brevedad, este capítulo coránico encierra grandes realidades.
He aquí su desarrollo:
1) En su introducción y luego de hacer significativos juramentos, se señala la realidad de que la vida del ser humano en este mundo, va constantemente acompañada de dificultades y dolores. Su finalidad, es preparar al hombre para luchar y extirpar de su mente, la esperanza de gozar de tranquilidad y sosiego absolutos en este mundo. Él debe saber que la paz completa, sólo es posible en la otra vida.
2) En otro párrafo, se enumeran una serie de destacadas mercedes divinas hacia el ser humano y después, la ingratitud de éste ante tales mercedes.
3) Al final de esta sura, se divide al ser humano en dos grupos bien diferenciados: los de la derecha y los de la izquierda. Seguidamente, expone algunas de las cualidades de las acciones del primer grupo, o sea: los benevolentes y también habla acerca del fin de éstos, para luego ocuparse de su opuesto, es decir: los incrédulos, los pecadores y el fin que les aguarda. Estas aleyas son categóricas y terminantes. Sus frases breves, su rima y cada una de sus palabras son impactantes y expresivas.
El modelo de las mismas y su contenido nos demuestran claramente, que han sido reveladas en la ciudad de La Meca.
En lo que respecta al mérito de su lectura, dijo el Enviado de Dios (PB): “Quien recite la Sura al-Balad, estará el Día del Juicio Final a salvo de la ira de Dios”[1]. Y según un hadîz de Imam As-Sâdeq (P): “Quien recite esta sura en el curso de una oración obligatoria, pertenecerá al mundo de los benevolentes, será presentado en la otra vida junto a los que gozan de categoría frente a Dios y será de los compañeros de los profetas (P), los mártires y los benevolentes.”[2]
 
Nº 90 - Sura al-Balad (La Ciudad)
Bismil lâhi ar rahmâni ar râhîm
1. La uqsimu bihâdhal balad
2. Ua anta hil·lun bihadhal balad
3. Ua ualidin ua mâ ualad
4. Laqad jalaqnal insâna fi kabad
5. Aiahsabu an lan iaqdira ‘alaihi ahad
6. Iaqûlu ahlaqtu mâlan lubadan
7. Aiahsabu an lam iarahu ahad
8. Alam naÿ'al lahu 'ainaian
9. Ua lisanan ua shafatain
10. Ua hadainâhun naÿdain
11. Falâ qtahamal 'aqabah
12. Ua mâ adrâka mal 'aqabah
13. Fakku raqabah
14. Au it'amun fi iaumin-dhi masgabah
15. Iatîman dha maqrabah
16. Au miskînan dha matrabah
17. Zumma kâna minal ladhina âmanû ua tauasaû bis sabri ua tauasaû bil marhamah
18. Ulâ’ika as·hâbul maimanah
19. Ual ladhîna kafarû bi aiâtina hum as·hâbul mash’amah
20. ‘alaihim nârun mu'sadah
 
En el nombre de dios, el compasivo, elmisericordioso
1. Juro por esta ciudad (meca)
2. Mientras resides en esta ciudad
3. Por el padre y el hijo;
4. Que creamos al hombre en la aflicción.
5. ¿piensa, acaso, que nadie podrá sobre él?
6. Dice jactanciosamente: “¡he dado (en limosna) sumas fabulosas!”
7. ¿cree por ventura que nadie lo ve?
8. ¿no le dotamos, acaso, de dos ojos
9. Y una lengua y dos labios
10. Y le indicamos los dos caminos?
11. Pero nunca (el hombre ingrato) se ha puesto a subir la cuesta.
12. Y ¿qué te hará entender lo que es la cuesta?
13. Es manumitir a un esclavo,
14. O alimentar, en tiempos de indigencia,
15. Al huérfano allegado,
16. O al indigente necesitado
17. Es, también, formar parte de los que creen, de los que se recomiendan mutuamente la paciencia y la misericordia
18. Esos son los discípulos de la derecha (los bieaventurados).
19. En cambio, los que no creen en nuestros signos, son los discípulos de la izquierda (los desventurados).
20. Que serán circundados por el fuego infernal.
... (ver la continuacion en archivo pdf)
 
Fuente: La Interpretación Ejemplar del Sagrado Corán- tomo 27
Editorial Elhame Shargh
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1]Maÿma‘ al-Baiân, t. 10, p. 490.
[2]Zawâb al-A‘mâl, transmitido de Nûr az-Zaqalain, t. 5, p. 578.
[3]"LA" en esta aleya es "agregada" (según terminología gramatical árabe: "za-idah) y sólo tiene la función de énfasis en la oración. No obstante, según otra interpretación existe la probabilidad de que el "LA" sea "LA" negativo (para más detalle cfr. Sura Quiamah: "El día del Juicio").
[4]Maÿma-‘ul Baiân, t. 10, p.493.
[5]Maskanul Fu-ad, p.14
[6]En esta oración "an" es "mujaffafeh" (expresión gramatical es una reducción de "muzaqqaleh", es decir que "an" originalmente era "anna", entonces, en realidad era "annahu an iaqdira 'alaihi ahad". Cabe destacar que estos tipos de cambios se debe a cuestiones de elocuencia.
[7]Maÿma-‘ul Baiân, t. 10, p.493.
[8]Nûr az-Zaqalain,t. 5, p. 580, hadîz 10.
[9]Maÿma-‘ul Baiân, t. 10, p.493.
[10]Maÿma‘ al-Baiân, t. 10, p.494; h al-Baiân, t. 10, p. 435.
[11]Esta interpretación se transmitió de un hadiz del Príncipe de los creyenes, Ali (P) (Mayma'ul Baian, tras respectivas aleyas) y la versión de algunos que sostienen que "nayd" significa "senos maternos" es muy remoto. También el uso del término "nayd" para referirse al camino bueno se debe a la grandeza de ese camino, y el uso del mismo vocablo para el mal camino es en sentido genérico.
[12]Nûr az-Zaqalain, t. 5, p. 581.
[13]Nahÿ al-Balâgah, Máxima nº 8.
[14]Maÿma‘ al-Baiân, t. 1, p. 494; Tafsîr Qurtubî, t. 10, p. 7155.
[15]En idioma árabe se definen al sol y la luna con un solo término: “Qamarân” que significa dos lunas, lo mismo sucede aquí con el vocablo “Naÿdain”.
[16]Lo aparente es que “lâ” (لا= no) en esta frase es de negación (no de prohibición) y enunciativa, y el que algunos los consideren con significado de “maldición” o “interrogativo” pareciera ser improbable. El único problema es que cuando “lâ” precede a un verbo pasado, se repite, al igual que la aleya 31 de la Sura Qiâmah: sadaqa ua sal·la” (ni dio caridad ni rezó), mientras que en la aleya en cuestión no ha sido repetido. No obstante, como expone Tabarsî en su libro Maÿma‘ al-Baiân, a veces también se utiliza este “lâ” sin necesidad de reiterar dicha partícula. Asimismo, Fajr Ar-Râzî y Qurtubî, en sus libros de exégesis coránica han transmitido de algunas personalidades de la literatura árabe que si “lâ” tiene el significado de “lam” (لم) no hace falta reiterar la partícula de negación. Hay otra probabilidad, y es que en esta aleya se haya repetido pero en forma tácita: “falâ qtahamal 'aqabah... Ua (lâ) fakku raqabah… (ua lâ) it'âmun fi iaumin-dhi masgabah”.
[17]Maÿma‘ al-Baiân, t. 10, p. 495.
[18]Diccionario de“Mufradât” de Râgueb
[19]Nahÿ al-Balâgah, Jutbah nº 176.
[20]Tafsîr ‘Abdul Futûh Ar-Râzî, t. 12, p. 97; Al-Munÿid, raíz “sha’ama”.
[21]Nûr az-Zaqalain, t. 5, p. 583.
[22]Maÿma‘ al-Baiân, t. 10, p. 495.
[23]Tafsîr Abûl Futûh Ar-Râzî, t. 12, p. 96.
[24]Al-Kâfî, según lo transmitido en Tafsîr al-Mizân, t. 20, p. 424.
Sura Nº 90-al-Balad (La Ciudad)-La Interpretación Ejemplar del Sagrado Corán.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: