La vida del quinto Imam inmaculado, Muhammad al-Baqir (P)

El quinto Imam, Hazrat Imam Muhammad Baqir (P)
 
Imam Abu Ya'far, Baqir al-'Ulum, nuestro quinto Imam, el día viernes primero del mes de Rayab del año 57 de la Hégira, en la ciudad de Medina abrió sus ojos al mundo. Lo nombraron Muhammad y apodaron Abu Ya'far y titularon con Baqir al 'Ulum que significa "analizador erudito de la Ciencia.".
El Imam Baqir, tanto por parte de padre como de madre, tenía parentesco con el Mensajero de Dios (BP) y Hazrat Alí y Fátima Zahra (P), ya que su padre fue el Imam Zain al-Abidín hijo de Imam Husein (P) y su madre fue Umm Abdullah, hija del Imam Hasan Mujtaba (P).
Todos conocían la magnificencia del Imam Baqir (P)  y tanto los  Hashimitas, Alawitas como los Fatimitas lo consideraban  su único heredero y lo llamaban hashimí, alawi y fatimí.
Es muy conocido un dicho del Profeta (BP)  en el que le dice a su compañero Yabir Ibn Abdullah Anzari: "Yabir, tu tendrás una larga vida y verás a mi hijo Muhammad ibn Ali ibn Husein ibn Ali ibn Abitalib que su nombre será Baqir; salúdalo de mi parte".
Sabiduría del Imam.-
La fuente de sabiduría del Imam Baqir (BP) al igual que la de los demás Imames fue la revelación divina. Ellos tuvieron como maestro solamente a su padre.
Se cuenta que un hombre preguntó a Abdullah Umar un problema que él no supo contestar. Señalando a Imam Baqir que estaba allí y era todavía un niño le dijo: Pregúntaselo a aquel niño y después dime que te contestó. El  hombre fue y preguntó al Imam y recibió una respuesta lógica y satisfactoria, entonces volvió donde Abdullah Umar y le hizo conocedor de la respuesta. Abdullah dijo: "Ellos son de la familia que Dios Todopoderoso les ha otorgado la sabiduría".
Abu Basir dice: "Entré acompañado del Imam Baqir (P) a la mezquita de Medina, la gente entraba y salía. El Imam me dijo: "Pregunta a la gente si me han visto" A todo aquel que le pregunté que si había visto a Abu Ya'far escuché una contestación negativa, mientras que el Imam se encontraba a mi lado. Entonces entró en la mezquita uno de los verdaderos amigos del Imam Abu Harum, que era ciego. El Imam me dijo: "Pregúntale a él".
- ¿Has visto a Abu Ya'far? -le pregunté a Abu Harum.
- ¿Es que no está a tu lado? -dijo él.
- ¿Cómo lo sabes?
-¡Cómo no saberlo, si es una luz luminosa! -contestó.
Abu Basir también contó el siguiente hecho:
"Imam Baqir (P) preguntó a un africano por "Rashid", uno de sus seguidores (shi'ita). El hombre contestó "se encuentra bien, te envía saludos".
- La paz sea con él -dijo el Imam
- ¿Es que falleció? -exclamó sorprendido el hombre.
- Si- afirmó el Imam.
- ¿Cuándo murió?
- Dos días después de que iniciaste tu viaje.
- ¡Juro por Dios que gozaba de perfecta salud! - exclamó el hombre.
- ¿Es que sólo aquel que está enfermo muere?
Entonces Abu Basir que estaba presente preguntó al Imam Baqir la causa del fallecimiento de Rashid.
- El fue uno de mis seguidores shi'itas y amigo -dijo el Imam- ¿creéis que por no estar ante ustedes mis ojos no ven y mis oídos no escuchan? ¡Qué equivocados estáis! Juro por Dios que ninguno de vuestros actos está oculto para mí, pues tengan en cuenta que yo estoy siempre presente y acostúmbrense a actuar con benevolencia, sed caritativos para que seáis conocidos entre la gente por vuestras virtudes.  Yo les ordeno a mis hijos y a mis seguidores que actúen así".
Uno de los narradores dice: "En Kufa enseñaba Corán a una mujer, un día bromeé con ella, después de la clase fui a ver al Imam Baqir (P). Me dijo: "Incluso aquel que peca en la oscuridad Dios Todopoderoso le retira su ayuda ¿Qué dijiste a esa mujer?" Tapé mi rostro enrojecido por la vergüenza y me arrepentí, el Imam dijo: "No lo repitas".
El carácter del Imam Baqir (P)
Se cuenta que un hombre de Siria que vivía en Medina iba constantemente a la casa del Imam para soltarle todo su odio: "...en el mundo no hay nadie que más aborrezca que a tí y no hay nadie con quien yo sea enemigo fuera de tí y tu familia. Siendo tu enemigo obedezco las órdenes de Dios, de su Enviado y del Emir de los Creyentes y si visito tu casa es porque eres hombre elocuente".
A pesar de lo que decía, el Imam era paciente con él y le hablaba con afecto. No pasó mucho tiempo que el hombre sirio enfermó y viendo la muerte cerca perdió las esperanzas de vivir, entonces, testamentó que  en caso de que muriese el Imam Baqir llevase a cabo la oración del difunto para él.
Llegó la media noche y sus familiares lo encontraron muerto, muy temprano uno de sus familiares fue a la mezquita en busca del Imam, éste ya había realizado su oración del alba y estaba sentado recitando súplicas y ruegos como era su costumbre después de que terminaba la oración.
- El hombre sirio nos ha abandonado y su último deseo fue que usted realice la oración del difunto para él. - dijo el hombre.
- El no ha muerto... Esperen hasta que yo venga. -contestó el Imam.
Se levantó y tomó nuevamente la ablución y realizó una oración de dos ciclos (rakats), entonces levantó sus manos al cielo y suplicó, después se postró y colocó su frente sobre la tierra y permaneció en esta posición hasta que salió el sol, que fue cuando se dirigió a casa del sirio y se sentó en la cabecera de su cama, lo llamó y él respondió. Después el Imam lo ayudó a que se sentase y colocó un almohadón en su espalda y le dio algo de beber diciéndole a sus familiares "denle de comer comidas frías" y se retiró.
No transcurrió mucho tiempo que el sirio se curó y vino a ver al Imam.
-Atestiguo que tú eres la prueba de Dios para los hombres..., dijo solo verle.
Muhammad ibn Munkadar -uno de los sufis de esa época- dice: "Un día muy caluroso salí de Medina y me encontré con Abu Ya'far Muhammad ibn Ali ibn Al-Husein con dos de sus sirvientes, o tal vez eran sus amigos que regresaban de su sembradío. Me dije a mí mismo "¡Un hombre de la gran familia de Quraish en un clima como este anda detrás de lo mundano! Debo darle una lección". Me acerqué y saludé y el Imam con la cara empapada de sudor contestó a mi saludo secamente.
- Dios te de salud -dije entonces- ¡es qué una personalidad como usted bajo este ardiente calor anda en busca de los bienes del mundo? ¿Qué haría si se le presentase la muerte en estos momentos?
- Juro por Dios que si se presentase la muerte, estoy cumpliendo las órdenes del Todopoderoso ya que con esto me hago independiente de tí y de los demás. Tendría miedo de la muerte en caso de que se presentase mientras estuviese pecando.
- Dios sea bondadoso contigo -dije avergonzado- yo quería amonestarte pero tu me has aconsejado y me has abierto los ojos".
El Imamato al igual que la misión profética es un nombramiento divino y, ya sea que el Imam se encuentre retirado de la  vida social o se encuentre activo en la sociedad, la posición de su liderazgo no sufre cambio alguno. Parte del tiempo del Imamato de Imam Baqir tuvo lugar durante el gobierno opresivo de Hashim Ibn Abdul Malik Umawi. Que tanto odiaba como temía al Imam Baqir.
Se cuenta que durante su gobierno Hashim fue un año al Hayy desde Damasco a Meca. También ese año fueron como peregrinos a Meca Imam Baqir y su hijo el Imam Sadeq (P). Un día el Imam Sadeq (P) pronunció un discurso a un gran número de peregrinos: "Agradezco al Dios que envió a Muhammad, y al que nos creó superiores, pues nosotros somos sus representantes en el mundo y triunfador es aquel que sigue nuestros pasos y perdedor aquel que sea nuestro enemigo"."
El Imam Sadeq (P) después de transcurrido mucho tiempo contó "Informaron a Hashim de mi discurso pero éste no se interpuso hasta que regresó a Damasco y nosotros también retornamos a Medina siendo entonces cuando ordenó a un representante en esta ciudad que a mi padre y a mi nos enviasen a Damasco.
Llegamos allí y Hashim no nos recibió hasta el tercer día, al cuarto día nos presentamos ante él, Hashim estaba sentado sobre su trono y frente a él sus cortesanos estaban entretenidos probando su puntería con el arco.
Hashim llamó a mi padre por su nombre y dijo: "Ven a disparar con los grandes de tu tribu". Mi padre contestó: "Soy un anciano, yo ya no estoy para estos juegos, discúlpeme". Hashim insistió imperativamente que tomase el arco. Entonces ordenó a un anciano de los Bani Umeya que diese su arco a mi padre.
Mi padre colocó la flecha en el arco y la arrojó, dando en el blanco. Tomó la segunda flecha y cuando la soltó, ésta  se clavó en la primera partiéndola por la mitad, la tercera flecha en la segunda y así hasta nueve.
Hashim haciendo esfuerzos por esconder la envidia y odio que sentía por mi padre le dijo: "Quraish será honrado por todos los árabes y no-árabes mientras te tengan a tí, de quién aprendiste éste arte?"
Mi padre contestó: "Sabes que los hombres de Medina son buenos tiradores". A lo que volvió a preguntar Hashim "¿Es que Ya'far tu hijo puede dar al blanco como tú?
- Nosotros somos "perfectos" y "completos" como la perfección e integridad que dio el Todopoderoso a su Enviado,  así cuando dice en el Corán "Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia en vosotros y Me satisface que sea el Islam vuestra religión" (sura 5:3).
- ¿Es que ustedes y nosotros no venimos de Abdu Manaf o sea que tenemos la misma raíz? -siguió preguntando el califa ya enrojecido su rostro de ira.
- Así es, pero Dios Todopoderoso nos dio unas virtudes que no le dio a ningún otro.
- ¿Es que Dios no envió al Profeta, que es uno de los descendientes de Abdu Manaf a la gente y para todas las razas? ¿Entonces ustedes de dónde heredan esta sabiduría? Ya que Dios después del Profeta del Islam, no enviará mensajero alguno y ustedes no son profetas.
- Dios Todopoderoso en el Sagrado Corán dice a su Enviado: "No muevas la lengua para recitarlo (el Corán) antes de que te sea revelado" (sura 75:16). -respondió inmediatamente el Imam con voz pausada .- Lo que significa esta aleya es que el Enviado de Dios tenía su lengua bajo control y nosotros hemos heredado esa cualidad y por ello es que a su hermano Ali (P) decía secretos que nunca dijo a nadie mas y Dios Todopoderoso dice al respecto: "...para que el oído atento lo retuviera" (sura 69:12) o sea; aquello que te fue revelado son tus secretos:
"Y el Mensajero de Dios dijo a Ali (P) "Pedí al Todopoderoso que lo dijera a tu oído". Y también Ali (P) dijo "El Enviado de Dios abrió para mi mil puertas de sabiduría, que cada una de éstas abrían mil puertas más"... así como Dios le dio al Profeta virtudes especiales, él se las transmitió a Ali y le enseñó aquello que a ningún otro  enseñó y nuestra sabiduría viene de ese manantial y sólo nosotros lo heredamos.
- Ali se enorgullecía de poseer la ciencia oculta, pues  Dios no otorgó a nadie esa sabiduría -dijo Hashim.
- Dios Exaltado sea, le reveló un libro en el cual está escrito todo el pasado y el futuro hasta el Día del Juicio ya que en ese mismo Libro dice "Te hemos  revelado la Escritura como aclaración de todo" (sura 16:89) y otras de sus aleyas dice: "...todo lo tenemos en cuenta en un Libro claro". (Sura 36:12). Y Dios dijo al Profeta que enseñara todos los secretos del Corán al Imam Ali, y el Enviado de Dios dijo "Ali es el más sapiente para juzgar..."
Hashim enmudeció... Y el Imam con su hijo salieron de su corte."
Imam Baqir (P) argumenta con los opositores
Abdullah Ibn Nafi que fue uno de los enemigos del Emir de los Creyentes Hazrat Ali (P), dijo: "Si alguien me puede convencer que Ali tenía razón al matar a los Jawaray Nahawan lo consideraré mi guía, se encuentre donde se encuentre". Entonces alguien le habló de Imam Baqir como el sabio de la época y que seguro él tendría respuesta a su pregunta. Entonces Abdullah y sus amigos se dirigieron a Medina y pidieron entrevistarse con el Imam.
Una vez avisado el Imam de la llegada de Abdullah y sus amigos a y su propósito, invitó a los Ansar y Muhayir  compañeros del Profeta y que estaban aun con vida. Una vez todos reunidos dijo:
- El agradecimiento es sólo para el Dios que creó el tiempo y el espacio y todo lo existente y las alabanzas son sólo para el Dios que no siente sueño ni duerme y es dueño de todo lo que hay en el cielo y la tierra... Testifico que no hay divinidad sino Dios y que Muhammad es su siervo y su enviado y doy gracias a Dios que nos consideró merecedores de la profecía y nos otorgó el Imamato sobre la tierra. Ahora -continuó diciendo el Imam- cada uno de ustedes diga en voz alta  las virtudes de Ali ibn Abi Talib.
Uno por uno, los presentes recordaron las cualidades de Ali hasta que se tocó el tema de "Jaibar", entonces dijeron "El Mensajero de Dios (BP) en la batalla contra los judíos de Jaibar dijo: "Mañana entregaré la bandera en manos del hombre que quiere a Allah y a su Enviado y Allah y su Enviado también le aman, es un guerrero que nunca huye de la batalla y mañana no regresará del campo de batalla hasta que Dios le entregue en sus manos  la conquista de la fortaleza de los judíos.". Y al día siguiente entregó la bandera al Emir de los Creyentes, Alí, y este valeroso guerrero derrotó a los judíos."
- ¿Qué dices acerca de esta narración? -preguntó el Imam Baqir a Abdullah ibn Nafi.
- Es cierta, pero Ali después  se volvió incrédulo y mató a los Jawary injustamente.
- ¿Es que Dios Todopoderoso sabía que Ali mataría a los Jawaray? Si dices que Dios no sabía entonces eres un incrédulo. Dime, ¿Dios  amaba a Ali porque obedecía sus órdenes o porque no las obedecía y pecaba?
- Porque obedecía sus órdenes. (O sea; si en el futuro hubiese sido pecador Dios el Sapiente lo  hubiese sabido de antemano y nunca entonces le hubiese amado, pues  es claro que matar a los Juwaray fue una orden del Todopoderoso).
- Levántate que no tienes respuesta que dar. -le ordenó el Imam.
Abdullah se levantó y pronunció la siguiente aleya. "...hasta que, en la alborada, pueda distinguirse un hilo blanco de uno negro..." (o sea; que la verdad siempre se muestra clara como un amanecer) y continuó "... pero Allah sabe bien a quién confiar su mensaje..."" (sura, 6:124)
Martirio del Imam Baqir (P)
Imam Baqir al 'Ulum (P), el séptimo día del mes de Dhul-Hiyya, del año 114 de la Hégira, a la edad de 57 años en la época de los opresor Omeya Hashim Abdul Malik fue envenenado y martirizado. La noche antes de su muerte dijo a su hijo el Imam Sadeq (P): "Hoy por la noche moriré, acabo de ver a mi padre y me dio una exquisita bebida la cual bebí y me invitó a la eternidad".
Al día siguiente fue enterrado en el cementerio de Baghi junto a la tumba del Imam Hasan Muytaba (P) y del Imam Sayyad (P).
 
Traducido del farsi por Marta Golzar.
libro en preparación por Dar Rohe  Haqq, Qom-Irán
El quinto Imam, Hazrat Imam Muhammad Baqir (P).jpg
Tema: