El objetivo de la Profecía y de las misiones proféticas

El objetivo de la Profecía y de las misiones proféticas
Por el sabio mártir Morteza Mutahari
 
No hay duda que los profetas han sido designados para guiar al ser humano hacia el sendero verdadero y darles felicidad y libertad. La pregunta es ¿Dónde reposa la felicidad de la gente con respecto a esta escuela de pensamiento? Según esta escuela de pensamiento, ¿En qué consiste la felicidad final y salvación de los seres humanos?
Todo ello ha sido mencionado directa o indirectamente en el Sagrado Corán pero dos conceptos han sido específicamente señalados como finalidades reales:
1) Reconocimiento de la existencia de Dios y el desarrollo de cercanía a Él.
2) Establecimiento de justicia y equidad en la sociedad humana.
Todas las instrucciones de los Profetas  han sido una introducción a estos dos conceptos. Por un lado el Sagrado Corán dice:
"¡Profeta! Te hemos enviado como testigo (para dar fe), como nuncio de buenas nuevas, como monitor y como uno que invita a la gente a Dios con Su permiso, como antorcha luminosa". (Corán, 33:45-46)
Según podemos observar en estas aleyas, el primer objetivo de los Profetas  es  propagar "la invitación de Dios".
Por otro lado, con respecto a todos los Profetas, el Corán dice:
"Hemos enviado a Nuestros Profetas con las pruebas claras. Y hemos hecho descender con ellos el Libro y la Balanza para que la gente establezca la justicia y la equidad..." (Corán, 57)
Shabastari dice: "Hay un camino desde el principio hasta el fin sobre el cual las gentes de Dios son todos viajeros. Los profetas, son como los jefes de caravanas. Ellos son  líderes y guías. Nuestro Profeta, entre ellos, es el capitán. El es el primero, el último y el medio. El Uno (AMad) se ve en su nombre (AMmad). 'En el círculo el primero y el último son el mismo'. Una M es la línea divisoria. El camino (de profecía) termina donde él está parado, 'Invitando hacia Dios', con el Corán en sus manos. Su estado exaltado, es la congregación de todos. Su gracia vivificante es la iluminación de todo. Yendo al frente, arrastrando todos los corazones tras él. Las manos de las almas tratando de alcanzar la orla de su túnica".
Dios dio las buenas nuevas a los profetas anteriores de que habría otros para seguirlos, y que debían creer en ellos y someterse. Más aun, los siguientes profetas deberían admitir y confirmar a los previos. Dios hizo un convenio con todos los profetas acerca de estas buenas nuevas; sumisión, admisión y confirmación. En el Sagrado Corán, sura Imran, aleya 81, dice:
"Cuando Dios hizo Su convenio con los profetas, (dijo): 'Mirad lo que Yo os he dado del Libro y la Sabiduría; entonces cuando un profeta venga a vosotros verificando lo que tenéis, vosotros deberéis creer en él, y deberéis ayudarlo'".
En su libro "Ilm Al-Yaqin", Faid  cita el dicho de uno de los hombres sabios del Islam sobre este tema: "El propósito e intención de la naturaleza humana es alcanzar la posición prominente de ganar el Favor de Dios y acercarse a El. Esto es imposible sin la guía de los profetas. La profecía, entonces, es parte del sistema de existencia. Por profecía, es obvio que queremos decir la etapa más alta y última de ella y no los primeros inicios. La profecía, de acuerdo a la tradición divina, evoluciona gradualmente hasta ser completada, como un edificio que gradualmente toma forma. Al construir el edificio nosotros no intentamos construir solamente los cimientos o las paredes, sino la totalidad de él. Ese es el caso de la profecía. El Profeta Muhammad (BP) dijo: "La misión profética es como una casa construida de la cual falta un ladrillo y yo soy el último ladrillo (o yo soy el que pone el último ladrillo)".
Las citas mencionadas establecen entre otras ideas islámicas, la noción de la terminación de la misión profética y señalan sus bases y principios.
Era sabido que la noción de la terminación de la misión profética está basada en el hecho de que:
a) la esencia de la religión es innata al hombre, que las naturalezas de los hombres son la misma y que el curso de evolución del hombre está dirigido a lo largo de un camino definido y con un propósito. La verdad de la religión, por lo tanto, es una y sólo una; revelar las verdaderas demandas de la naturaleza del hombre y dirigirlo a lo largo del camino recto.
b) un plan, siempre y cuando esté de acuerdo con la naturaleza innata del hombre, que sea un plan global, libre de distorsión y alteración, y siempre que sea efectiva y correctamente entendido y aplicado, puede ser la guía última y eterna y el origen de un número infinito de planes, programas y leyes menores.
¿Ha disminuido el potencial espiritual del hombre?
Algunos creen  que  el lazo espiritual con el mundo invisible es un privilegio que pertenece solamente a los profetas y que la terminación de la Nubuwah  -o sea, el envío de profetas- significa haber cortado todos los lazos espirituales entre el mundo invisible y el mundo del hombre. Este es un gran malentendido porque en ninguna parte declara el Corán que la conexión con el mundo invisible y el reino del cielo sea exclusivamente posible a través de los profetas.
El Corán considera también que dicha conexión por si misma, no es un signo de Nubuwah.  El Sagrado Corán menciona a ciertas gentes (no profetas), que llevaron una vida verdaderamente espiritual, que tuvieron relación con los ángeles y llevaron a cabo actos sobrenaturales. El mejor ejemplo es María, la hija de Imrán y madre de Jesucristo (P.), de quien el Corán ha narrado historias sorprendentes.
Según el Corán, la puerta de la intuición, y la recepción de inspiración divina está abierta a todos aquellos que purifican su alma.  Como un ejemplo de la vida mística y espiritual desde el punto de vista del Islam, mencionaremos aquí una parte de uno de los discursos (jutba) de Imam Ali (P.) recogido en elNahyul Balagha:
"Verdaderamente Dios ha dado a Su recuerdo el honor y el poder de llevar luz divina a las mentes humanas. Como un resultado del recordar a Dios, aquellos que eran sordos a la razón serán capaces de escuchar y entender Sus órdenes; aquellos que eran ciegos a las realidades y la verdad, verán y reconocerán el bien que la religión enseña; y aquellos que se comportaban como enemigos de Dios se volverán sumisos y obedientes a Dios. Durante gran parte de la historia humana y durante los intervalos entre el advenimiento de diversos profetas, hubo hombres (y mujeres) a quienes El reveló secretos de la creación a través de la sabiduría de ellos, y como resultado de su pensamiento profundo y sus corazones puros ellos oyeron secretos divinos y vieron la luz divina".
 
Revelación
El viaje del hombre hacia la Verdad no es exclusivamente de los profetas; ellos han sido llamados a la misión profética para ayudar a todos los hombres en este viaje. Sin embargo, el viaje de la Verdad a la creación sí es exclusivamente para profetas. Es una misión de instruir, guiar y ayudar a la creación (el hombre). La profecía es, en realidad, un retorno a la pluralidad para urgirla hacia la Unidad.
Sadr Al-Muta'allihin expresa en su libro "Mafatik al Ghayb": "Revelación significa el descenso de ángeles al oído y  corazón del creyente para un propósito divino; una misión. Aunque el oficio de profecía ha llegado a su fin y ningún ángel descenderá a nadie  asignándole un deber de apóstol, ya que de acuerdo a 'Yo completé vuestra Religión para vosotros...' (Corán, 5:3) cualquier cosa que descienda al hombre ya ha venido pero la puerta de la inspìración y la intuición nunca ha sido cerrada para el hombre. Nunca será una imposibilidad".
Entre los eruditos modernos, Iqbal Lahori escribió algunas bellas palabras acerca de este tema. El explica la diferencia entre un profeta y un místico (gnóstico), o como él lo llama "un hombre espiritual", diciendo: "El místico, el hombre espiritual, no desea regresar del reposo de la 'Experiencia Unitaria' a la vida de este mundo e incluso cuando él retorna, como es su deber, su regreso no trae mucho beneficio para la humanidad. Pero el retorno del profeta es creativo y fructífero. El regresa o se inserta a sí mismo en el flujo del tiempo con  vistas a controlar las fuerzas y la corriente de la historia, y así crear un nuevo mundo de ideales. Para el místico, el reposo de la 'Experiencia Unitaria' es algo final; para el profeta es el despertar dentro de sí de fuerzas psicológicas extraordinarias, las cuales estremecen al mundo. Esas fuerzas están tan divinamente calculadas como para transformar al mundo humano... La profecía puede ser definida como un tipo de conciencia en la cual la experiencia unificada tiene la tendencia de ir más allá de sus fronteras y buscar oportunidades de redirigir o remodelar las fuerzas de la vida social..."
Así, la terminación de la profecía significa el fin de la misión profética divina de guiar y conducir a las gentes al Camino Recto. No implica que la gracia espiritual del Señor hacia los ascéticos, gnósticos y místicos religiosos haya también terminado.
Profecía de propagación
Todos los profetas tuvieron dos misiones que llevar a cabo; una era transmitir al hombre las leyes e instrucciones de Dios, la otra era invitar a las gentes hacia Dios y propagar las instrucciones divinas ya reveladas.
La gran mayoría de los profetas fueron nombrados  a la misión profética para llevar a cabo la última misión y sólo unos pocos de ellos -los 'Poseedores de Determinación' (Ulul'azm), como el Corán los llama, trajeron leyes e instrucciones divinas al hombre.
En otras palabras, ha habido dos tipos de profecía, a saber; profecía de legislación divina y profecía de propagación religiosa. Los profetas de legislación divina, que fueron pocos en número, trajeron leyes y religión, pero los de propagación simplemente propagaron, abogaron y llamaron a las gentes a las enseñanzas de los profetas de legislación divina enviados inmediatamente antes de ellos.
El Islam, habiendo puesto fin a la profecía de legislación divina, también puso fin a la de propagación. ¿Por qué? ¿Por qué han sido privados los seguidores de Muhammad (BP) y la Ummah (nación) del Islam de la ayuda y la guía de los profetas de propagación? ¿Podemos dar por hecho que el Islam, debido a su comprehensividad, perfección, integridad, globalidad y exhaustividad, ha puesto fin a la profecía de legislación divina? ¿Por qué también ha terminado con la profecía de propagación? ¿Cómo puede ser justificado?
El hecho es que el principal deber de la misión profética y la revelación es traer las leyes e instrucciones de Dios; pero abogar y propagar estas leyes e invitar a las gentes a actuar de acuerdo a ellas es un deber mitad humano y mitad divino.
Revelación y Profecía implican una conexión misteriosa con la raíz de la existencia y entonces una misión para guiar a los hombres. Ellas están entre las manifestaciones de guía divina la cual gobierna la existencia entera. En el Corán, sura Ta-Ha, aleya 50, leemos:
"Nuestro Señor es Quien dio a todo su forma, luego la guió (a su meta)..."
Todas las criaturas ascienden los escalones de la existencia y gozan de un estado de guía de acuerdo al grado de perfección que ellas logran. Es decir que la forma y la naturaleza de la guía difiere según las diversas fases de la existencia. Los científicos han probado el hecho de que entre más débiles y menos evolucionados física y naturalmente son los animales, más gozan de la fuerza misteriosa de la guía del instinto, cuya fuerza es, en una manera, la guía directa y la protección de la Naturaleza. Y entre más evolucionados son los animales, en cuanto a su equipamiento físico y natural; sentidos, imaginación y razón, y entre más alto suben en la escala de la existencia, menos están gobernados por la fuerza directriz del instinto.
Esto es exactamente como un niño, que en las etapas tempranas de la infancia es completamente guiado y apoyado por sus padres, y luego, al ir creciendo y madurando, es dejado casi por completo a sí mismo.
En efecto, al ascender por la escala de la existencia y estar dotado con más cualidades en cuanto a corporales, sensitivas e intelectuales, las últimas tales como; imaginación, sabiduría y razón, los seres vivos adquieren y reciben mayor habilidad y más independencia y, en manera proporcional, son menos guiados por el instinto.
La Revelación
La revelación es la manifestación y la etapa de guía más alta y más avanzada. Ofrece significados y enseñanzas que están completamente más allá del alcance de los sentidos, la imaginación, la razón, la ciencia y la filosofía. Nada puede remplazarla. Sin embargo, solamente la revelación de legislación divina tiene esas propiedades siendo la revelación de propagación bastante opuesta.
El hombre necesita la revelación de propagación -de las leyes divinas- en tanto que su razón, ciencia y civilización no estén suficientemente desarrolladas para permitirle guardar, preservar, enseñar, propagar, interpretar y lograr hacer exégesis en la religión-revelación de  legislación divina.
El surgimiento de la razón y la ciencia, en otras palabras, el crecimiento y la madurez de la Humanidad, automáticamente pone fin a la revelación para propagación. Los hombres de conocimiento religioso y los juristas religiosos remplazan a dichos profetas.
Podemos ver que en el primer verso del Corán que fue revelado, Dios habla de leer, escribir, la pluma y el conocimiento (Sura Al'Alaq, aleya 5):
"lee en el nombre de tu Señor que creó. El creó al hombre de un coágulo. Lee, y tu Señor es el más Generoso, Quien enseñó (a escribir) con la pluma; enseñó al hombre lo que éste no sabía..."
Estas aleyas proclaman que la era del Corán es la era de la lectura, la escritura, la enseñanza, el conocimiento y la razón. Ello implica que en la era del Corán, la responsabilidad de enseñar, propagar y preservar los versos divinos ha sido transferida a los eruditos, quienes, en este respecto, remplazan a los profetas.
Las aleyas anuncian la madurez del hombre y la independencia en este dominio.
El Corán
El Corán, en todos sus versos, invita a la gente a pensar, razonar, observar a la naturaleza objetiva y empíricamente, estudiar la historia, buscar profundamente el conocimiento y entender a fondo. Estas son todas las señales del final de la misión profética y el remplazo de la profecía de propagación por la razón y el conocimiento.
Tan pronto como eran reveladas las aleyas coránicas al profeta Muhammad (BP) hubo disponibilidad de cientos de gentes, capaces y deseosas de aprender los versos de memoria. No más de 50 años después de la revelación del Corán, las inflexiones y sintaxis y la gramática del idioma árabe fueron codificadas. Las palabras árabes fueron recolectadas, la retórica y la teoría del estilo literario fueron creadas, y miles de intérpretes, interpretaciones y escuelas para esos propósitos surgieron. Cada palabra es estudiada cuidadosamente y se elabora sobre ella. Más aun, estas actividades son llevadas a cabo en su mayoría por aquellos para quienes el árabe no es la lengua materna. La razón...
(ver la continuación en archivo pdf)
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente
El objetivo de la Profecía y de las misiones proféticas.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: